Entrevistas 01/07/2016 | 13:29por Colin McGourty

Wojtaszek: "Carlsen busca jugadas buenas, no las mejores"

Radosław Wojtaszek es el jugador mejor rankeado de Polonia y uno de los treinta mejores del mundo. Lo más destacado de su carrera hasta el momento ha sido su victoria sobre el campeón mundial, Magnus Carlsen, y el número dos del mundo, Fabiano Caruana, en un espacio de tres rondas en el Tata Steel Masters de 2015. En una entrevista reciente, habló de lo que salió bien -y luego mal- en ese torneo, y, como esposo de la gran maestra rusa Alina Kashlinskaya, se refirió al tema de las mujeres en el ajedrez.

Wojtaszek a punto de obtener la victoria más grande de su carrera

La entrevista se llevó a cabo el suplemento femenino, “Wysokie Obcasy” (Tacones Altos), del principal periódico polaco, Gazeta Wyborcza. El periodista Jerzy Ziemacki, por lo tanto, realizó preguntas que podrían apelar a una audiencia general, aunque dejó bastantes elementos que pueden ser disfrutados por los seguidores del ajedrez.


Dos millones de personas juegan ajedrez en Polonia. ¿Eres el mejor?

Todo ajedrecista que participe en un torneo recibe un rating de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE). En este momento tengo el rating más alto entre los polacos: 2716. Eso me convierte en el 33ro del mundo. Quiero ser parte del top 10, pero eso es difícil. Los mejores para el ajedrez son los rusos, los estadounidenses, los chinos y los franceses; además de los indios, pues el ajedrez viene de la India, y los habitantes de Armenia, donde el ajedrez es el deporte nacional, una obsesión de la comunidad y una asignatura obligatoria en las escuelas. En el siglo 21, Armenia ha producido docenas de grandes maestros y ganado medallas en las Olimpiadas de Ajedrez. Polonia solo ganó el oro una vez, antes de la guerra.

¡En 2015 venciste al actual campeón mundial!

Magnus Carlsen de Noruega ya estaba demostrando su genialidad cuando solo tenía 13 años de edad. Venció a Garry Kasparov, una leyenda del ajedrez (Carlsen, de hecho, empató su primera partida; una sensación de cualquier manera). Kasparov, más tarde, fue el entrenador personal del joven conocido como el "Mozart del ajedrez". El estudiante superó al maestro. Ahora, el gran Carlsen tiene 25 años. Ganó el match por el Campeonato del Mundo. Triunfa en gran parte de los torneos. En el ajedrez, es como Michael Jordan en el baloncesto o Tiger Woods en el golf. Lo vencí durante el torneo holandés en Wijk aan Zee. Ese fue el mejor día en mi carrera como ajedrecista.

Antes de la partida, todos estaban enfocados en el lado opuesto del tablero | foto: Alina l'Ami, Tata Steel Chess

¿Qué sucedió en el tablero?

Se podría decir que Carlsen se abalanzó sobre mí. Jugó la llamada Defensa Holandesa, acorde que en el sitio de juego. Probablemente presionó de más, sin embargo, y yo obtuve una mejor posición en la jugada diez. El maestro sufrió en el medio juego y perdió en el final. Jugué con calma y no busqué combinaciones espectaculares. En el apuro de tiempo, el noruego sacrificó una pieza. Gané, y no fue un accidente. Después de la partida tuvimos una conversación relajada.

Después de esa victoria maravillosa, ¿ganaste el torneo?

El torneo duró dos semanas. En los días que siguieron, gané otra partida pero luego, desafortunadamente, me desmoroné. Comencé a perder. En el ecuador del torneo, sentí que no solo mi cabeza estaba cansada (análisis, cálculos, variaciones), sino también mis músculos, brazos y cuello. Estaba bien preparado teóricamente, conocó los puntos fuertes y débiles de mis oponentes, aperturas y finales, pero me faltaba energía. En el primer nivel, debes ser capaz de sentarte frente al tablero por cinco o seis horas, completamente enfocado, bajo mucho estrés. Ese torneo no fue uno de los más exitosos para mí: mi cuerpo me falló.

Después de vencer a Carlsen y a Caruana, todo le salió mal a Wojtaszek; reproducir las partidas aquí

Pero, después de todo, el ajedrez es un deporte mental, no físico.

La mente y el cuerpo de un ajedrecista deben estar en armonía. La mayoría de los jugadores profesionales cuidan su condición física tanto como su forma intelectual.

Después de volver del torneo en Holanda, comencé a correr de 8 a 10 km tres veces por semana. Voy a la piscina regularmente. Recientemente, he estado trabajando con fisiólogos de la Academia de Educación Física de Cracovia -los que trabajan con Agnieszka Radwanska- y ahora también conmigo. Comprendo lo importante que es en el ajedrez seguir una dieta y un estilo de vida apropiados. Además de trabajar diariamente por muchas horas, también es necesario descansar, relajarte y dormir.

Durante una partida, ¿puedes beber, comer o levantarte de la mesa?

Se puede beber durante la partida. La comida está permitida, en tanto no interfiera con la reflexión de tu oponente. Usualmente tengo un plátano o nueces conmigo en el tablero. Puedes levantarte del tablero y caminar por la sala de juego. Según algunas historias de colegas mayores, sé que en el Polonia socialista el ajedrez y el alcohol iban juntos, desafortunadamente. En las noches, los jugadores tomaban vodka y analizaban los errores cometidos en las partidas del día. En la mañana los jugadores despertaban con resaca o todavía ebrios. Hoy en día eso no se da con frecuencia. Los jugadores evitan los estimulantes y cada vez menos fuman.

¿Existe el dopaje en el ajedrez como en otros deportes?

Hay toda una lista de sustancias prohibidas. Lo que encabeza la lista son los bloqueadores beta, que te permiten evitar el estrés y sentirte mentalmente tranquilo. La gran ayuda para un ajedrecista sería una computadora. Es por eso que en los torneos prohíben todo tipo de dispositivos tecnológicos: teléfonos, tabletas, chips. La computadora calcula variantes mucho más rápido que un humano, y hay mucho qué calcular en el ajedrez: dos reyes pueden ser colocados de 3612 maneras; si añadimos un peón al tablero, la figura crece hasta 167.248 posiciones legales; dos peones y dos reyes pueden ser colocados de siete millones de maneras distintas. Con 32 piezas y peones, la cifra se vuelve astronómica.

Algunos dicen que las computadoras han matado al ajedrez. ¿Se ha descubierto todo?

Las computadoras han revolucionado el ajedrez. Es un juego basado en lógica y matemáticas, y hemos llegado a un momento en la historia en el que es casi imposible que un humano venza a la inteligencia artificial. En los 90s, el campeón mundial podía jugar de igual a igual contra programas de computadora. Ahora las computadoras son demasiado fuertes como para enfrentarlas, pero son ideales como compañeras de trabajo.

Nuestro entrenamiento se realiza de la siguiente forma: nos sentamos con una portátil y analizamos partidas -con frecuencia nuestras partidas, pues es bueno aprender de nuestros errores-. No estoy de acuerdo con la idea de que el ajedrez ha muerto.

¿Todos los ajedrecistas educados conocen las partidas de otros jugadores?

Por supuesto. Necesitas ser un erudito, conocer las partidas históricas: Paul Morphy del siglo 19, Alexander Alekhine del siglo 20. Cada partida jugada en el primer nivel enseña algo de interés. Por eso es tan importante analizar las partidas jugadas. Por muchas décadas, los campeones mundiales eran rusos, en parte porque Moscú tenía un archivo gigante de partidas. Para tener acceso al archivo tenías que ser un jugador soviético acreditado. Hoy en día, un archivo similar entra en solo un CD. Yo uso bases de datos en línea y tengo acceso a todo.

¿Cuántas jugadas puedes calcular con tu mente? Sin la asistencia de computadoras.

Unas diez. Sin embargo, contrario a lo que se cree, el ajedrez no solo se basa en el cálculo. Un viejo maestro solía decir que solo planeaba una jugada: la que coloca una pieza en la mejor casilla posible. Esa pieza, por lo tanto, será útil en las jugadas siguientes. Me he dado cuenta que la filosofía de Magnus Carlsen es realizar jugadas que sean suficientemente buenas, en vez de buscar las mejores. Realizar las mejores jugadas una y otra vez absorbe mucho tiempo y energía. El genio es económico: realiza treinta jugadas buenas y dos excelentes. Funciona. Creo que ese principio no solo es aplicable en el ajedrez.

¿Cuándo fue la primera vez que diste un jaque mate? ¿Cómo comenzó todo?

Tenía cuatro años cuando comencé a jugar ajedrez. Mi madre enseña francés en la escuela y fuimos invitados a Francia por amigos suyos. Como regalo para los anfitriones, mis padres compraron un set de ajedrez. Por un tiempo, había estado tirado por ahí en nuestra casa en Kwidzyn. Había agarrado la caja, pero nunca había abierto el regalo. Recién estando en Francia abrieron el regalo y comenzamos a aprender las jugadas. El juego me gustó mucho. Cuando volvimos a Polonia, mi padre me llevó al club de ajedrez. Mi primer profesor y maestro fue Marian Wodzisławski, un entrenador de Kwidzyn.

¿Tu primer éxito llegó en el Campeonato Polaco?

A los seis años, gané el título polaco sub-7. Todavía no podía leer fluidamente, pero ya jugaba bien. En ese campeonato, muchos niños todavía dibujaban líneas y garabatos en vez de registrar las jugadas de la partida. Yo también era infantil. En un torneo, me rendí porque mi caricatura favorita había comenzado en la televisión. Tengo muchas fotografías de mi niñez, en las que estoy sentado frente al tablero y mis pies no llegan al suelo. O estoy dando una exhibición de simultáneas de 20 tableros a pesar de medir un poco más de un metro. Desde que tengo memoria, el ajedrez me ha dado placer. He combinado trabajo y placer.

¿Valió la pena elegir la carrera de ajedrecista profesional?

Gracias al ajedrez, mi carrera es inusual. Incluso cuando estaba en la escuela primaria, comencé a viajar a torneos por toda Polonia. Tuve la oportunidad de viajar al extranjero y en ese momento cada viaje era una aventura. La oportunidad de ver el mundo me parecía -y sigue siendo- muy atractiva, y pude ver el mundo mientras jugaba ajedrez, mi juego favorito, es más, mi actividad favorita.

Incluso si no hubiera llegado a ser gran maestro, no me hubiera arrepentido del tiempo que he dedicado al ajedrez. El juego milenario te ayuda a crecer, incluso cuando solo lo tratas como entretenimiento. Enseña razonamiento lógico y toma de decisiones.

La entrevista apareció en la sección "męska końcówka" ("final masculino" es una traducción posible) de la revista femenina| imagen: Gazeta Wyborcza 

Cuando una mujer escucha que eres ajedrecista, ¿qué piensa?

Sin duda es inteligente, sin duda es bueno para las matemáticas y tiene los reflejos lentos de un ajedrecista. Nunca he tenido problemas con las matemáticas, pero elegí historia como asignatura para mi examen de bachillerato. Conozco ajedrecistas que son increíblemente inteligentes y otros no muy inteligentes, sabios y estúpidos, educados y sin educación. No me considero demasiado listo, pero tampoco me considero estúpido.

En lo que se refiere a los reflejos de los ajedrecistas, sin embargo, ese sí es un estereotipo extraño -que se suponga que somos lentos-. Es necesario tener buenos reflejos en el ajedrez. En ocasiones, una partida que dura muchas horas se decide en los últimos segundos: si el tiempo de alguien se consume, ese jugador pierde.

¿Los ajedrecistas juegan con trajes y corbatas?

El ajedrez es un juego de salón donde se aplican ciertos códigos de vestimenta. Nadie se presenta a un torneo importante con pantalones cortos. La vestimenta de un ajedrecista siempre debe ser prolija, limpia y elegante. En el primer nivel, los trajes suelen ser obligatorios. Para torneos importantes, el código de vestimenta está especificado en las regulaciones o en el contrato, y conozco jugadores que negocian para poder usar chaquetas deportivas o no usar corbatas. También hay problemas con los zapatos y los accesorios. Vale la pena vestirse acorde con la situación. Necesitas recordar que es importante estar cómodo mientras juegas, pues un cuello demasiado apretado puede llegar a incomodar.

Recientemente se lanzó la película Pawn Sacrifice, que trata de la vida de Bobby Fischer, un ex-campeón del mundo.

Vi la película durante uno de los torneos en Europa. Estaba presente en la proyección Boris Spassky, quien fue vencido por Bobby Fischer en un histórico Campeonato del Mundo jugado en Reikiavik. Gracias a Fischer, el ajedrez ganó popularidad en Estados Unidos en los 70s.

Boris Spassky at en la proyección de Pawn Sacrifice en Berlín | foto: Clemens Bilan/Sebastian Reuter, sitio web oficial

En la película, sin embargo, se puede ver que la vida privada del gran maestro era infeliz. Estaba tormentado por miedos y paranoia, pensando que lo espiaban la URSS y el FBI. Tenía raíces judías, pero se volvió antisemita. Perdió noción de la realidad. Al final de su carrera, se convirtió en un vagabundo.

Los enormes esfuerzos mentales tienen efectos secundarios. ¿Las enfermedades mentales no te hacen temer?

No tengo miedo, aunque estoy consciente del riesgo. Espero que nunca llegaré a estar tan solo como Fischer. Me acabo de casar y vivo con mi esposa, Alina. Nos trasladamos a Varsovia -yo llegué de Poznan, mientras que Alina vino desde Moscú-.

Mi esposa, Alina Kashlinskaya, es rusa, gran maestra y una de las mejores ajedrecistas del país. Nos conocimos en un torneo, en el que ella ganó la sección femenina y yo la masculina, por lo que recibimos nuestros trofeos juntos. Los organizadores tomaron una fotografía de los dos en ese momento. Ya en esa época nos llegaron comentarios favorables: "¡Hacen una muy linda pareja!"

Los ganadores del Memorial György Marx de 2011 | foto: Perfil de Facebook de Alina Kashlinskaya

Mi futura esposa usó la foto como su imagen de perfil en Facebook. Dijo que se veía bien en ella, y que yo era redundante en la imagen. Por eso me quitó de la fotografía y quedó solo ella. Es gracioso. Hoy estamos juntos y tenemos todo un álbum lleno de fotografías de los dos. Estamos planeando y organizando nuestra nueva vida. Tenemos muchas cosas que acomodar, desde pasaportes hasta renovaciones.

Debo admitir que el amor me ha hecho caer algo en los rankings, pero pronto volveré a estar en mi mejor forma. Para un ajedrecista es importante tener estabilidad. Por lo tanto, el matrimonio, en caso de tener éxito, ser pacífico y bien elegido, se vuelve beneficioso para un jugador.

Dos grandes maestros bajo un mismo techo. ¿Juegan entre ustedes?

No estoy con mi esposa porque sea ajedrecista, pero gracias al hecho de que ambos jugamos profesionalmente, nos llevamos bien. Ella entiende los dilemas de un corazón ajedrecístico. Cuando pierdo una partida, pienso en ella por mucho tiempo. Ninguna consolación rápida ayuda: no te preocupes, ve al cine, ¡relájate! Necesito tiempo, y mi esposa lo sabe. Ocasionalmente jugamos ajedrez en casa, pero con poca frecuencia. Tal vez sea porque yo gano casi siempre.

De vez en cuando analizamos alguna partida, pero, en general, tratamos de usar nuestro tiempo de otra manera. No tenemos tanto tiempo porque viajamos a torneos, viviendo de nuestras maletas.

Vishy Anand, que empleó a Wojtaszek como asistente por muchos años, estuvo entre los invitados a la boda | foto: Perfil de Facebook de Alina Kashlinskaya

¿Quién juega mejor al ajedrez, las mujeres o los hombres?

La élite del ajedrez está casi completamente llena de hombres, y tal vez te preguntes por qué. Creo que la sociología, y no la biología, es decisiva. El problema para muchas ajedrecistas prometedoras es la falta de prospectos. Una ajedrecista comenzando su carrera solo en ocasiones puede, por ejemplo, en Polonia, contar con ganar una decente cantidad de dinero. Tiene que luchar contra los problemas financieros. No es sorpresa que tantas mujeres prefieran estudiar, tener una casa, un trabajo. Quieren tener una vida buena, que no esté llena de sacrificios. En cambio, para los hombres es diferente. El dinero está ahí para los mejores.

El próximo año cumplirás 30 años. ¿Es una buena edad para un ajedrecista?

La mejor. En este deporte, tu condición llega a su punto más alto alrededor de tus 30. En ese momento, puedes combinar todo tu conocimiento adquirido y experiencia con el poder cerebral y físico de una persona joven.

Los jugadores jóvenes suelen ser demasiado nerviosos y emocionales. Con el tiempo, las personas maduran y se calman. Después de los 40, todavía se puede jugar muy bien, pero alcanzar el Campeonato Mundial es difícil. Muchos de mis colegas mayores se han convertido en entrenadores y árbitros internacionales. Tal vez yo también elija ese camino. Pero algo es seguro: mi vida siempre estará conectada con el ajedrez.

Entrevista original en polaco


Ordenado por Fecha descendente Fecha descendente Fecha ascendente Más popular Recibir actualizaciones

Comentarios 16

Invitado
Guest 7649376192
 
Únete a chess24
  • Gratis, rápido y sencillo

  • No hay comentarios para este artículo

Registro
o

¡Crea gratuitamente tu cuenta para empezar!

Soy mayor de 16 años.

Haciendo clic en 'Regístrate' aceptas nuestros términos y condiciones y confirmas haber leído nuestra política de uso de datos, incluyendo la sección de uso de cookies.

¿Perdiste tu contraseña? No hay problema, ¡te enviamos un enlace para restaurarla!

Después de que nos envíes este formulario, recibirás un email con un enlace para restaurar la contraseña. Si sigue sin funcionar, contáctanos Servicio al cliente

¿Qué características te gustaría permitir?

Respetamos tu privacidad y la protección de datos. Algunos componentes de nuestra web requiere cookies o almacenar tu información personal.

Show Options

Hide Options