Entrevistas 22/10/2020 | 20:30por Colin McGourty

Vladimir Kramnik: "¡Está bien perder!"

En el período previo al chess24 Legends of Chess, El 14º campeón mundial Vladimir Kramnik hizo una sesión de preguntas y respuestas donde habló de sus encuentros por el Campeonato Mundial, su experiencia trabajando con jóvenes prodigios del ajedrez de la India, cómo cambió su estilo a lo largo de su carrera y mucho más.

Es imprescindible verlo, en caso de que te lo hayas perdido, y ahora añadimos transcripciones de algunos de los aspectos más destacados del show.

Vladimir Kramnik fue entrevistado por el GM canadiense Pascal Charbonneau, con preguntas formuladas por miembros premium de chess24. Puedes volver a ver el programa completo a continuación:

Aquí algunos de los momentos más interesantes:


Sobre Gukesh y otros grandes jóvenes indios

En primer lugar, por supuesto, Gukesh es un chico muy talentoso, muy bueno y tiene buenas perspectivas, pero no es ni mucho menos el único de este equipo de jugadores jóvenes con el que estoy trabajando en India.

Tienen una increíble generación de jóvenes. 

Por supuesto, Pragg, todo el mundo conoce a Pragg, ya tiene más de 2600, creo, y es solo un año mayor que Gukesh. Con suerte, creo que serán algunos de los mejores jugadores de esta generación, y para mí es un placer. Me gusta ayudarlos a que den lo mejor de sí mismos, porque no tengo ninguna duda de que muchos de ellos serán jugadores de ajedrez muy fuertes, pero hay una gran diferencia entre ser solo un jugador de ajedrez fuerte y tal vez Campeón del Mundo, o un jugador muy superior, uno de los retadores.

Creo que estoy tratando de no dar tanto conocimiento concreto, sino más bien mi visión del ajedrez, cómo veo el ajedrez. Hay sabiduría, diría oriental, que dice así: “no se puede enseñar a alguien, solo puedes aprender algo”. Estoy tratando de dar mi conocimiento, cómo veo el ajedrez, cómo veo las diferentes posiciones, pero, por supuesto, siempre depende del estudiante aprender, sacar lo mejor de él, porque mi método está bastante lejos del método de Botvinnik.

Estuve en su escuela y sé que era muy estricto y creía en su método. Tuve la suerte de ser parte de la escuela Kasparov-Botvinnik, así que tuve algunas sesiones, no por supuesto individuales, pero Kasparov y Botvinnik estaban presentes, y para mí lo más importante era solo ver, solo escucharlos, ver cómo ven el ajedrez, cómo evalúan las diferentes posiciones.

No había nada muy concreto, pero eso enriqueció enormemente mi ajedrez, y también estoy tratando de contarles a mis chicos, a mis alumnos, que no deben copiarme. No deberían hacer exactamente lo que creo que es correcto. No necesariamente tienen que ver una posición en particular, o el ajedrez en general, de la forma en que yo lo veo.

Tienen que desarrollar su propia visión del ajedrez; sin ella, no puedes ser un jugador muy, muy superior. Puedes ser un jugador fuerte, pero realmente para ser un jugador de primer nivel necesitas desarrollar tu propia visión del juego.

Pero estoy tratando de enriquecerlo y ayudar.

Vladimir Kramnik y Boris Gelfand en Chennai para enseñar a talentosos jóvenes indios | Foto: Amruta Mokal, ChessBase India

Estoy muy contento de que en nuestra última sesión invité a Boris Gelfand, que es un jugador extremadamente fuerte y un jugador posicional muy profundo, y estuvo presente allí, junto a más jugadores muy fuertes. Cuantas más lecciones experimenten de estos jugadores, mejor será para ellos, pero veamos. Realmente creo en ellos, en mis chicos, estoy seguro de que serán los mejores jugadores, pero mi sueño sería que algunos de ellos pudieran convertirse en Campeones del Mundo, o al menos en un retador para el Campeonato del Mundo. Creo que puedo juzgar profesionalmente; es muy difícil explicar exactamente cómo.   

pero creo que el talento de algunos de los niños es suficiente para ser un jugador de primer nivel y tal vez incluso Campeón del Mundo en el futuro. Así es como lo siento. Y lo último, pero no menos importante, aprovechar tu potencial. Eso es quizás algo más difícil que ser un genio. 

Pero al menos es muy importante que tengas un talento único, y veo que algunos muchachos tienen un talento para el ajedrez muy, muy grande y eso me entusiasma para trabajar con ellos, porque veo hasta dónde pueden llegar si todo va bien.

Sobre no perder la adrenalina de jugar al ajedrez

Diría que no extraño jugar, no extraño la adrenalina, no soy un adicto a la adrenalina. La parte de la adrenalina nunca fue la que más me atrajo. Definitivamente no me gustaría jugar al ajedrez profesional, jugar torneo tras torneo, eso sería demasiado agotador, pero en realidad jugar de vez en cuando realmente me gusta, tal vez incluso más que antes. En realidad, tal vez esa sea una de las razones por las que tuve bastante éxito en mis dos últimos torneos: torneos relámpago que jugué contra los mejores jugadores.

Creo que lo disfruto más que nadie, porque hoy en día es muy raro para mí jugar al ajedrez.

Por supuesto que tiene inconvenientes, no estoy tan bien preparado, estoy oxidado, pero estoy disfrutando mucho ahora jugando estos eventos, y eso quizás compensa todo lo demás. Me gusta mucho de vez en cuando, especialmente los controles de tiempo rápido. Por supuesto, no es tan serio como el ajedrez clásico, y todavía me gusta el ajedrez clásico, creo que debería existir, pero ahora, como jubilado, este control de tiempo más rápido encaja mejor. Así que estoy deseando que llegue este torneo, solo para disfrutar jugando.

Kramnik ganó mini-matchs contra Anand, Leko, Ding Liren y Gelfand, pero se quedó sin fuerzas al final y perdió un lugar en la Final a 4.

No es realmente adrenalina, es solo que todavía me gusta el ajedrez y probablemente me gustará por el resto de mi vida, y luego jugarlo como aficionado contra los mejores jugadores es un placer, especialmente si no lo haces tan mal. que era el caso, al menos últimamente. Para mí es pura diversión, pero no es adrenalina, es una especie de amor por el ajedrez. Me gusta este esfuerzo intelectual: pensar en la posición, encontrar algunos buenos movimientos. Es más este tipo de placer ahora lo que hace que me gusten estos eventos. Sin adrenalina, no tengo ambiciones en el torneo.

Kramnik habría logrado jugar las eliminatorias si hubiera vencido a Carlsen en la última ronda...

Sobre lo que el ajedrez puede enseñar

Para mí, personalmente, he sido bendecido. Le tengo mucha gratitud al ajedrez y a mi padre, que me enseñó a jugar al ajedrez, como dije, ¡sin malas intenciones! Nunca pensó que iba a ser un jugador de ajedrez profesional. Era solo una parte de la cultura, solo tenía 5 o 6 años, y él no podía hacer nada mejor que eso, porque desde entonces ha sido mi pasión, ha sido mi profesión, pero también mi hobby, mi pasión y un tema muy importante, parte de mi vida. Creo que me ayudó de alguna manera, me creó como mi personalidad, como soy, me guste o no. Ha sido una parte muy importante de mi vida.

Creo que el ajedrez, no hay nada de malo en estudiarlo, y hay muchos aspectos positivos, especialmente para que los niños empiecen a jugar al ajedrez. Uno de los aspectos es que hoy en día el mundo está cambiando de manera bastante significativa, también estoy parcialmente involucrado en ciertos proyectos de IA... y puedo ver claramente que muchos expertos ya están diciendo que el mundo va a ser muy diferente en los próximos 10 o 20 años. Estoy totalmente de acuerdo con esto, es cierto, realmente lo creo, y de hecho, la capacidad del pensamiento crítico, el pensamiento estratégico será importante, incluso más importante que hoy en día, las llamadas habilidades blandas.. 

El ajedrez es una de las herramientas que puede ayudar a un niño hoy en día a desarrollar esas habilidades y prepararse para el nuevo mundo que va a aparecer en unos 10-20 años.

Es muy difícil predecir qué tipo de trabajos seguirán, cuáles desaparecerán y serán realizados por la IA, pero esas habilidades generales de, digamos, los patrones correctos de pensamiento, la forma correcta de ver las cosas y combinarlas, la flexibilidad de la mente, será incluso más importante que hoy en día, y creo que el ajedrez es una de las buenas herramientas para desarrollarlo.

Sobre su estilo cambiante y su "exceso de optimismo" al final de su carrera

El problema es que me sorprendí a mí mismo: no he cambiado mi estilo a propósito. Simplemente sucedió, estaba sucediendo y de repente me di cuenta de que estoy disfrutando jugando un tipo diferente de ajedrez que antes, y luego, bueno, solo tenía que seguir, ¿no? Pero por extraño que parezca, como me gusta el ajedrez, creo que el ajedrez es un juego muy complejo, hay muchas formas posibles de jugarlo, y de alguna manera

tal vez inconscientemente quería probarlo todo, todo tipo de estilos, todas las formas posibles de jugar.

Y por lo general, creo, se reflejaba en mi estado interior en ese momento, y también a veces era bastante accidental. Por ejemplo, en algún momento a mediados de los 90 comencé a trabajar con Sergey Dolmatov, un jugador de ajedrez muy fuerte, extremadamente bueno en finales y en defensa. Y está bien, no era el punto de aprender esto de él, pero de alguna manera simplemente sucedió, y luego, de repente, me encontré a mí mismo sin perder 80 partidas seguidas en los mejores torneos y defendiéndome bien y mejorando mis habilidades de finales de manera bastante significativa, pero no lo decía en serio, ¡realmente no estaba tratando de trabajar en eso!

Luego comencé a jugar más agudo, y 

los últimos años de mi carrera, sí, solo estaba disfrutando de la vida, decidí que estaba bien, ahora sabía que no iba a jugar para siempre, o por mucho tiempo, así que solo quería divertirme por completo. 

Y de alguna manera comencé a entender este concepto, es más filosófico, que hagas lo que hagas tienes que hacerlo en su totalidad... así que decidí que trataré de mantener el juego en marcha, intentaré jugar las partidas más intensas y en la mayor parte posible de las partidas, para crear algo, para tomar riesgos, solo para jugar una partida completa si puedo, en cualquier momento. ¡Quiero jugar! Quiero ir por una partida, así que no voy a forzar un empate en ningún momento posible, incluso contra jugadores más fuertes como Magnus Carlsen. Solo quiero jugar. Entonces estaba tomando muchos riesgos, estaba jugando con un estilo muy extraño que no daban crédito ni mis propios ojos, pero estaba jugando así.

En su último Torneo de Candidatos en Berlín, Kramnik tuvo un gran comienzo con 2.5/3, pero luego tomó grandes riesgos por el camino parar perder 4 de las siguientes 6 partidas. | Foto: Niki Riga

¿Y demasiado optimista? ¡Es un poco diferente! Expliqué en mi entrevista en New in Chess mi punto de vista detrás de esto. En realidad, no era tanto ser demasiado optimista, era otra cosa. Si lo desea, puedo entrar en detalles sobre este tema. Créame, si eres totalmente despreocupado en la evaluación de la posición, en algún momento era el número dos del mundo, y jugando este ajedrez loco y siendo demasiado optimista, probablemente no sería el número dos del mundo, por lo que fue un poco diferente. 

En cierto modo, fue mi (tal vez una palabra demasiado fuerte), protesta. No me gustó esta tendencia moderna de evaluar una posición, evaluar a un jugador, evaluar una partida solo con un ordenador. Es como si la evaluación de un ordenador fuera una prueba final. ¡No me gustó este concepto!

Por eso a veces, diría, burlándome un poco de mis oponentes, especialmente de los oponentes jóvenes, que dependen mucho de la evaluación de los ordenadores. Así que estaba tratando de bromear un poco, pero era solo para mostrar que esta evaluación no es lo único que cuenta, o lo que importa en una partida práctica, y estaba tratando de demostrarlo mediante movimientos extraños que los ordenadores no hacen.

Secundando a Kasparov en su match de 1995 contra Anand

Con respecto a esta experiencia de 1995, fue bastante accidental, porque Garry me había invitado solo a jugar algunas partidas de entrenamiento durante una semana en su campamento, y luego al final del campamento jugamos algunas partidas de entrenamiento, pero en realidad también analizamos mucho, solo porque me gustó, gratis, sin cobrar nada por ello, para analizar con un jugador tan increíble. Y luego probablemente le gustó el trabajo que habíamos hecho y me invitó solo una semana antes del encuentro, me invitó a unirme, y revisé mi agenda y vi, que podía unirme, así que fue bastante accidental el que terminara como uno de los entrenadores.

¿Qué aprendí? Definitivamente menos de lo que él había aprendido sobre mí, o podría haber aprendido sobre mí, porque después de todo, yo estaba allí, estaba analizando y mostrándole a Garry muchas cosas que sabía en ese momento de mi repertorio, no era la idea aprender algo de él. Por supuesto, siempre es muy útil trabajar con un jugador de ajedrez tan increíble, y en realidad solo unos meses después de convertirme en el número 1 del mundo. Hice una mejora muy seria, pero nuevamente de la misma manera, de la misma manera que expliqué antes, él no estaba tratando de enseñarme, no estaba tratando de aprender, pero aprendí, porque era algo de muy buena calidad.

No tenía la menor idea de que estaba tratando de encontrar, de obtener información de Garry, porque quería jugar un encuentro con él o incluso vencerlo.

Nunca me evalué como un jugador de ajedrez de la escala de Garry Kasparov. 

y realmente no pensé que alguna vez jugaría con él, pero incluso le gané, especialmente en ese momento, no creía en absoluto en eso y no pensaba en eso en absoluto. Ese no era el punto.

Sobre batir a Kasparov en el Campeonato Mundial del 2000

De hecho, soy un deportista muy extraño, ¡no soy muy competitivo! No me importa ser el mejor, el número 1 o el número 2, en realidad no alimenta mi alma… 

Siempre me inspiró mucho el desafío interior, cuando tienes el oponente más duro posible, el desafío más difícil posible. Eso realmente me motivó mucho, pero de otra manera, no realmente para ganar, sino solo para mostrar lo mejor de mí, para mostrar lo que puedo hacer. En realidad, fue una prueba muy grande para mí, filosóficamente, cuando jugué contra Garry, porque bueno, está claro que ya era un jugador fuerte, ganando algunos torneos importantes, de vez en cuando, y claro que soy un buen jugador. Pero tal prueba cuando juegas un encuentro de 16 partidas con el mejor jugador de la época actual, y tal vez uno de los mejores de la historia, en realidad te muestra quién eres en el ajedrez a gran escala.

No quería mostrarle a nadie quién soy, mi principal motivación era aprender de mí mismo, entenderme, ¿Cuánto valgo en el ajedrez? ¿Soy simplemente un muy buen jugador, un jugador muy fuerte, o tal vez incluso puedo intentar pelear con Garry? Tal vez pueda tener una oportunidad, o tal vez, milagrosamente, incluso pueda ganar. Yo mismo no me conocía. Así que eso fue muy importante para mí, era más saber mi límite. 

No me importaba perder en absoluto. Estaría muy triste si finalmente perdiera y entendiera que en realidad no he hecho todo lo que podía, que si hubiera hecho más tal vez hubiese tenido oportunidades, así que en realidad mi único objetivo era hacerlo lo mejor posible. En la forma que pueda, haciendo todo lo que pueda, para hacerlo lo mejor que pueda. Y ya ver, si no es suficiente, si pierdo en mala forma, está bien, solo significa que no estoy al nivel, y no estaría decepcionado. Me decepcionaría saber que no trabajé lo suficiente, que no hice mi mejor esfuerzo.

Yo mismo estaba bastante sorprendido de que fuese suficiente. No lo sabía, no pensé en eso, si sería suficiente o no para vencer a Garry cuando estuviera en mi mejor momento, y de nuevo me sorprendió mucho que fuera suficiente.

Celebrando ganar el Campeonato Mundial

La sabiduría oriental dice que el camino es mucho más importante que el resultado. Por supuesto que solo estaba imaginando... ¿y si ganara? 

Pensé que sería feliz por un año. 

No. Ok, estuvo bien, gané, muy bien, pero eso es todo, ya pasó, hay algunos desafíos nuevos, cosas nuevas. Tal vez incluso yo pueda decirles que me decepcionó un poco la falta de esta emoción asombrosa que solían tener algunas personas después de convertirse en Campeón del Mundo, como el propio Garry Kasparov escribió que estuvo media hora gritando en su habitación después de ganar el campeonato, solo estaba sacando sus emociones. Para mí no, conversación tranquila y al día siguiente ya las cosas eran como de costumbre.

Sobre el ajedrez y conocerse a uno mismo

Creo que definitivamente tu forma de ser influye mucho en tu ajedrez, eso es seguro, y una de las cosas más importantes para tener éxito en el ajedrez, creo, es ceñirte a tus valores fundamentales, ceñirte a tu carácter, entender quién eres profundamente en el interior, para así luego construir tu ajedrez, para construir tu rutina en ajedrez y método de entrenamiento y juego dependiendo de ello.

Hay un concepto, que por lo general dice “tienes que conocer a tu oponente”, entender a tu oponente, y esta es la clave del éxito. Eso es cierto, eso es útil, pero mucho más importante es entenderse a sí mismo, de hecho, muy bien, porque eso es muy difícil. 

A veces tienes ciertas ideas relacionadas con tu ego, a veces tratas de tener una visión de ti de lo que te gustaría ser, a veces no eres muy honesto contigo mismo.


Ver también:


Ordenado por Fecha descendente Fecha descendente Fecha ascendente Más popular Recibir actualizaciones

Comentarios 3

Invitado
Guest 11088704928
 
Únete a chess24
  • Gratis, rápido y sencillo

  • No hay comentarios para este artículo

Registro
o

¡Crea gratuitamente tu cuenta para empezar!

Haciendo clic en 'Regístrate' aceptas nuestros términos y condiciones y confirmas haber leído nuestra política de uso de datos, incluyendo la sección de uso de cookies.

¿Perdiste tu contraseña? No hay problema, ¡te enviamos un enlace para restaurarla!

Después de que nos envíes este formulario, recibirás un email con un enlace para restaurar la contraseña. Si sigue sin funcionar, contáctanos Servicio al cliente

¿Qué características te gustaría permitir?

Respetamos tu privacidad y la protección de datos. Algunos componentes de nuestra web requiere cookies o almacenar tu información personal.

Mostrar opciones

Ocultar opciones