General 05/01/2018 | 14:27por chess24 staff

Vladas Mikėnas, verdugo de grandes maestros

Vladas Mikėnas estuvo activo en la élite del ajedrez durante cinco décadas. Conoció a todos los campeones del mundo, desde Lasker hasta Kasparov; derrotó a Alekhine, Botvinnik, Petrosian, Smyslov y Tal; ocupó el primer tablero de Lituania en cinco Olimpiadas; y participó en diez Campeonatos Soviéticos. Además de jugar, fue un ávido teórico, entrenó a Keres y trabajó como árbitro en eventos de alto calibre, como el match entre Karpov y Kasparov de 1985. El artículo de Laurynas Barkauskas sobre la leyenda del ajedrez báltico incluye su "partida inmortal" y algunas anécdotas de sus encuentros contra jugadores de primera.


El "verdugo de grandes maestros" y su partida inmortal

por Laurynas Barkauskas

Vladas Mikėnas (1910 – 1992) fue un jugador prominente de los estados bálticos, múltiple campeón de Estonia y Lituania, maestro internacional y gran maestro honorario. Mikėnas participó en cinco Olimpiadas de Ajedrez representando a Lituania en el primer tablero antes de la Segunda Guerra Mundial. Cuando Lituania fue anexada a la Unión Soviética en 1940, también llegó a participar en varios Campeonatos Soviéticos. Mikėnas contribuyó a la teoría del ajedrez e, incluso, varias líneas de apertura llevan su nombre.

En sus últimos años de vida, ofició como Árbitro Principal en varios eventos de importancia, como el match final del Candidatos de 1984 entre Kasparov y Smyslov y el match por el Campeonato del Mundo de 1985 entre Karpov y Kasparov. Tanto Karpov como Kasparov tenían mucho respeto por Mikėnas: Karpov lo describía como su maestro y solía mencionar que Mikėnas era una persona única, en tanto había conocido a todos los campeones del mundo excepto Steinitz (siendo Kasparov el último).

Mikėnas da el vamos para que arranque el Match de Candidatos de 1984 entre Kasparov y Smyslov | foto: chess.lt

De Estonia a Lituania

Mikėnas en 1931 | foto: Wikipedia

Mikėnas nació en Estonia y rápidamente se convirtió en uno de los jugadores más fuertes de ese país, hasta conseguir la corona nacional en 1930. Un año más tarde, viajó al país de su padre, Lituania, para participar en el primer Campeonato Báltico de Ajedrez. A pesar de no poder hablar lituano en principio, se quedó en ese país y se planteó el nuevo objetivo de llegar a ser el campeón nacional de ajedrez. Para lograrlo, en 1932 Mikėnas tuvo que enfrentarse a un oponente complicado, Alexander Macht.

Macht era complicado no solo en el tablero: él solía ordenar té y sorber ruidosamente en el tiempo de reflexión de Mikėnas. A Mikėnas se le ocurrió un contraataque: pidió un vaso vació y comenzó a "revolverlo" con una cucharilla cada cierto tiempo. Macht recibió el mensaje y el match continuó sin más distracciones. De cualquier manera, Mikėnas no pudo ganar el encuentro y tuvo que esperar un año más para convertirse en el nuevo campeón lituano, un logro que repitió doce veces más hasta sus 67 años.

Verdugo de grandes maestros

En una época muy desalentadora en la escena mundial, Mikėnas alcanzó su nivel ajedrecístico más alto. Según Chessmetrics, él ocupaba el puesto 12 del ranking mundial en 1945. Mikėnas declaró que la razón principal por la cual no alcanzó la cima más alta de la élite fue el hecho de no haber seguido el consejo del gran maestro Savielly Tartakower: "Solo existe un error en el ajedrez, y este es subestimar a tu oponente". Por otra parte, Mikėnas parecía no cometer ese error cuando enfrentaba a grandes maestros, pues consiguió victorias contra jugadores de la talla de Alekhine, Botvinnik, Keres, Petrosian, Smyslov y Tal. Eso le ganó el apodo de "verdugo de grandes maestros" (como referencia, vale la pena mencionar que solo existían 27 grandes maestros en 1950).

Asiduo seguidor de la Defensa Alekhine, Mikėnas fue uno de los pocos jugadores que mantuvo un récord igualado con Alekhine (+1 -1 =3). En su autobiografía, Mikénas cuenta una anécdota sobre su encuentro más memorable. Tras perder las primeras tres partidas en el torneo de Kemeri de 1937, Mikėnas se estaba sintiendo mal y se encontró sentado, triste, en un restaurante en el que había mucha gente bailando y riendo. Al ver esto, Alekhine se le acercó y lo alentó dándole un consejo útil para que continúe luchando en el torneo. Posteriormente, le preguntó a Mikénas quién era su siguiente oponente. "Tú", le respondió Mikėnas. Alekhine consideró que este era un mal augurio.

Y, finalmente, la partida terminó mal para Alekhine. Después de su jugada 23.Ce4, le llevaron café a la mesa y Alekhine, sin sacar la vista del tablero, trató de poner un terrón de azúcar en su taza, pero, debido a su distracción, metió un peón blanco y comenzó a revolverlo nerviosamente. Al darse cuenta de su error, empujó la taza molesto y derramó café sobre la mesa.

23...Tc2! realmente termina la partida, pues 24.Dxc2 Dxf3+ 25.Rg1 Ah3 pronto deriva en mate

Mikėnas trató de explicarse el nerviosismo de Alekhine: "Tal vez se dio cuenta de que yo podía entrar en un final que no le favorecía". Mikėnas, por lo tanto, jugó 23…Axe4, tras lo cual Alekhine no pudo contener su alivio. Apuntando a la casilla c2 con su dedo tembloroso, le dijo a Mikėnas: "Joven, Tc2 hubiera terminado la partida". Dejando de lado la oportunidad desperdiciada, Mikėnas siguió presionando y consiguió ganar la partida.

Otro de los apodos de Mikėnas —este menos amenazante— ¡era Mickey Mouse!

Conexión báltica

Mikėnas estaba dando una exhibición de simultáneas en 1929 en Estonia y, para sorpresa de todos, fue vencido por un joven de trece años, contra quien jugó unas cuantas partidas luego. El nombre del joven era Paul Keres y esta fue la primera vez que fue notado por el público general a nivel nacional. Pasaron algunos años y Mikėnas se enfrentó a Keres en la Olimpiada no oficial de 1936 en Múnich. Ese día, el maestro húngaro Géza Maróczy se acercó a la mesa antes de la partida y dijo: "He escuchado, maestro Keres, que su oponente de hoy le dio lecciones de ajedrez en el pasado". "Sí, ¡pero me alegra no haber aprendido nada de él!", contestó Keres, y los tres compartieron risas. Sin embargo, Mikėnas logró ganar la partida y luego le preguntó a Keres en tono de broma: "Entonces, Paul, ¿fue esta una buena lección?" "Espero que sea tu primera y última victoria contra mí", respondió Keres.

En realidad, Keres respetaba a Mikėnas como persona y como ajedrecista, y le pidió que sea su entrenador en 1955. Durante esos años, Keres se convirtió en el jugador con más segundos puestos en Torneos de Candidatos (¡cuatro torneos consecutivos!), por lo que recibió el apodo de "Paul II". Al finalizar el Candidatos de 1959, en el cual Tal ganó y dejó a Keres en el segundo lugar, Mikėnas estaba molesto en su habitación de hotel cuando, de repente, un camarero entró con postres y un vermut italiano de buena marca. A esto le acompañaba una tarjeta que leía: "Por entrenar mal a Keres, ¡Tal!" Este era el tipo de bromas que agradaba a Tal.

Mikenas venció a Tal en el 30mo Campeonato Soviético en Ereván en 1962 | foto: chess.lt

Sin embargo, ese mismo año en un torneo en Riga, la ciudad natal de Tal, fue Mikėnas el que incomodó a Tal al ganarle una partida. Mikėnas consoló a Tal: "No te preocupes, Misha, esta derrota es, de hecho, una buena señal. Vencí a Alekhine, a Botvinnik y a Smyslov antes de que se convirtieran en campeones mundiales". Estas palabras fueron proféticas, pues Tal le quitó la corona mundial a Mikhail Botvinnik el año siguiente.

La inmortal de Mikėnas

Mikėnas era un jugador agresivo que prefería las aperturas semiabiertas porque le permitían maniobrar sus piezas con mayor facilidad, lo que le daba más oportunidades de atestar golpes tácticos. Este estilo ayudó a Mikénas a quedar quinto en el Campeonato Soviético de 1944. El ganador del torneo, Botvinnik, quien valoraba el juego posicional por encima del táctico, comparó a Mikénas con Johann Strauss, un compositor de "música ligera".

Mikėnas casi nunca jugaba 1.e4 y esto se refleja en sus contribuciones a la teoría de aperturas. Él desarrolló la Variante Mikenas-Carls (A18) de la Inglesa: 1.c4 Cf6 2.Cc3 e6 3.e4. También existe la Variante Mikėnas de la Benoni Moderna (A66), una aguda línea de ataque: 1.d4 Cf6 2.c4 c5 3.d5 e6 4.Cc3 exd5 5.cxd5 d6 6.e4 g6 7.f4 Ag7 8.e5.

El estilo de Mikėnas se puede apreciar mejor en la que se convirtió en su partida inmortal, jugada en 1941 durante el 4to Campeonato de Georgia contra N. Lebedev. La jugada de la partida es la nada intuitiva 20.f4!, que da paso a un aparentemente destructivo jaque doble, pero que en realidad deriva en un gran ataque blanco lleno de sacrificios.


La partida completa con comentarios del mismo Mikėnas:

1. d4 ♘f6 2. c4 e6 3. ♘c3 d5 4. ♗g5 ♗e7 5. e3 h6 6. ♗h4 O-O 7. ♖c1 c6 8. ♗d3 ♘bd7 9. ♘f3 dxc4 10. ♗xc4 ♘d5 11. ♗g3 ♘xc3 12. bxc3 c5 13. O-O a6 14. ♗d3 ♘f6 15. ♘e5 ♗d6 Esta jugada debilita aún más la posición de las negras.

15... ♗d7 era necesaria.

16. ♗h4! ♗e7 17. ♗b1 ♕e8 Mi joven oponente está tratando de defender la casilla g6, para, tras 18. Dc2, poder jugar 18...g6.

18. dxc5! g5 Mejor hubiera sido

18... ♘d7 pero tras 19. ♗xe7 ♕xe7 20. ♘xd7 ♗xd7 21. ♕d6 Las blancas tendrían un peón de ventaja y una mejor posición.

19. ♗g3 ♗xc5 20. f4! Noté esta interesante y aguda jugada en el primer vistazo, pero reflexioné durante mucho tiempo antes de realizarla. Después de todo, 40 buenas jugadas no te garantizan la victoria, pero una mala jugada suele ser decisiva.

20... ♗xe3+ 21. ♔h1 ♗xc1 22. fxg5! El rey del oponente vale aún más sacrificios.

22... ♗xg5 23. ♖xf6! La torre no puede ser capturada, pues tras 24.Dd3 el mate es inevitable.

23... ♔g7

23... ♕b5 es la jugada que debió haber usado mi oponente para defenderse, para responder a 24. ♕c2 con (24. ♘g4! sin embargo, y tras 24... ♗xf6 25. ♘xf6+ las blancas seguirían teniendo un fuerte ataque.) 24... ♕xb1+ 25. ♕xb1 ♗xf6

24. ♕d3! h5 Él no podría haber capturado mi torre con su rey, pues tras 25.Cg4+ el mate llegaría en la siguiente jugada. Ahora la torre está amenazada, pero yo tenía una nueva sorpresa preparada...

25. h4! ♔xf6 26. ♘g4+! hxg4 27. ♗e5+! ♔xe5 28. ♕d4#

1-0

Una estampilla conmemorativa con la apertura Mikenas-Carls en el fondo | imagen: Wikipedia

Finalmente, los dejo con una cita de Mikėnas:

La vida de un ajedrecista está llena de alegrías y preocupaciones, esperanzas y decepciones, pero cualquiera que la haya vivido plenamente no la cambiaría por ninguna otra.

Ver más:



Ordenado por Fecha descendente Fecha descendente Fecha ascendente Más popular Recibir actualizaciones

Comentarios 10

Invitado
Guest 5263773497
 
Únete a chess24
  • Gratis, rápido y sencillo

  • No hay comentarios para este artículo

Registro
o

¡Crea gratuitamente tu cuenta para empezar!

Soy mayor de 16 años.

Haciendo clic en 'Regístrate' aceptas nuestros términos y condiciones y confirmas haber leído nuestra política de uso de datos, incluyendo la sección de uso de cookies.

¿Perdiste tu contraseña? No hay problema, ¡te enviamos un enlace para restaurarla!

Después de que nos envíes este formulario, recibirás un email con un enlace para restaurar la contraseña. Si sigue sin funcionar, contáctanos Servicio al cliente

¿Qué características te gustaría permitir?

Respetamos tu privacidad y la protección de datos. Algunos componentes de nuestra web requiere cookies o almacenar tu información personal.