chess24 27/02/2019 | 01:48por chess24 staff

Niveles de activación en el ajedrez de competición

El psicólogo especializado en ajedrez, Carlos Martínez, nos envía este fantástico artículo sobre el nivel de activación en el ajedrez. Sin duda un artículo en el que te verás reconocido. Si quieres profundizar más en el tema, te recomendamos que visites la web psichess y su página de Facebook. Además esta semana hay 40% de descuento en su curso de "Psicología aplicada al ajedrez"


Niveles de activación en el ajedrez de competición

por Carlos Martínez

“El jugador se encontraba muy nervioso”; “no ha soportado la tensión de la partida”; “sufre mucho con la ansiedad de la competición”; “no ha mantenido la tranquilidad, le ha superado el nerviosismo”; “no sé cómo gestionar el nerviosismo antes de comenzar la partida”. Estas son afirmaciones que se escuchan regularmente en cualquier torneo de ajedrez. Palabras como presión, tensión, ansiedad, nerviosismo, aparecen con cierta frecuencia para explicar un determinado momento o resultado. Pero, ¿qué sabemos exactamente sobre este proceso? ¿Es lo mismo activación, ansiedad? ¿Cómo influyen en el rendimiento de los deportistas?

Como cualquier otra práctica deportiva, también en el ajedrez de competición los ajedrecistas se exponen a situaciones altamente estresantes. Antes de adentrarnos en las particularidades del ajedrez me gustaría definir estos conceptos que, aunque en ocasiones se utilizan a modo de sinónimos, guardan algunas diferencias importantes.

Así, se habla que la activación o arousal es el estado energético del organismo que facilita las funciones de atención, emoción y los procesos cognitivos. En general se considera un estado de disposición para la acción (Núñez Prats, A. y García Más, A.). Otros autores conceptualizan la activación como una combinación de actividad fisiológica y psicológica en una persona y se relaciona con la intensidad de la motivación en un momento determinado (Weinberg y Gould). Podemos hablar que la activación sigue un continuo que va desde la somnolencia hasta la máxima alerta, donde el organismo se encuentra en un nivel de activación máxima o elevada.

La ansiedad, por otra parte, es un estado emocional negativo que se acompaña de una sensación de nerviosismo, preocupación y aprensión y se relaciona con la activación del organismo (Weinberg y Gould). En psicología se diferencia entre ansiedad cognitiva (relacionada con pensamientos desagradables y/o preocupaciones) y ansiedad somática (relacionada con los síntomas físicos internos como, por ejemplo, sudoración o taquicardia). 

Además, habría que diferenciar entre dos categorías distintas:

a) Ansiedad estado. Es un estado de ánimo cambiante, no es estable. Por ejemplo, en un jugador de ajedrez, la ansiedad estado varía dependiendo en qué momento de la partida se encuentre. Puede presentar una ansiedad estado alta justo antes de comenzar la partida y que, a medida que avanza la partida, vaya decreciendo pues está en una apertura que le es conocida. Ante una jugada inesperada del rival, que le deja en una posición difícil, podría suceder que la ansiedad estado aumentase. Tras un error del rival, en cambio, donde quedas con una posición claramente ganadora la ansiedad estado podría volver a descender.

b) Ansiedad rasgo. Es un estado más estable, una tendencia o disposición conductual adquirida que influye sobre la conducta (Weinberg y Gould). En este sentido podríamos hablar de cómo afrontan una situación de apuros de tiempo dos jugadores: mientras que uno puede normalizar esta situación y sentirse seguro en ella, con control y confianza bajo esa circunstancia, para otro ajedrecista esa situación puede convertirse una amenaza importante.

Imagen tomada del libro: "Fundamentos de psicología del deporte y del ejercicio físico" de Weinberg y Gould

Como se puede comprobar, la ansiedad estado cognitiva es relativamente estable en el tiempo y su aumento a medida que se acerca el evento es progresivo. En cambio, la ansiedad estado somática, suele tener niveles bajos que se elevan considerablemente a medida que llega el evento deportivo para, una vez que este comienza, descender con ímpetu.

El estudio de la ansiedad en el deporte se ha convertido en un tema muy prolijo y de mucha importancia a fin de comprender los estados que atraviesan los deportistas en competición y cómo afectan estos en el rendimiento. Aunque la investigación sigue creciendo en este campo, parece evidente que altos niveles de ansiedad repercuten negativamente en el rendimiento.

Una de las teorías más extendidas respecto a la relación de la ansiedad y el rendimiento es la teoría de la U invertida. Esta teoría mantiene que niveles moderados de activación influirán positivamente en el rendimiento. 

Imagen: "Effect of mental training on competitive state anxiety in collegiate equestrian athletes" por Elizabeth Owens

Cuando la activación es muy baja o muy alta, el rendimiento de los deportistas baja. Por lo tanto, lo ideal es tener un nivel de activación óptimo lo que permitirá que el rendimiento sea el máximo. Desde esta teoría, buscaríamos un estado de activación que permita al ajedrecista afrontar de una manera eficiente los diferentes momentos por los que atravesará en la partida. Cuando el nivel de activación aumente excesivamente, se llevaría a cabo una estrategia de afrontamiento para reducir esos niveles y volver al estado óptimo. Por el contrario, si los niveles son muy bajos, se necesitarían técnicas de energización para aumentar el nivel de activación y llegar a un estado óptimo. Aunque esta es una de las teorías clásicas dentro del ámbito de la psicología deportiva, su respaldo empírico no ha sido muy contrastado.

Uno de los enfoques alternativos que más apoyo y validación ha encontrado ha sido el de la Zona individual de funcionamiento óptimo (IZOF). Según este enfoque, elaborado por el psicólogo deportivo Yari Hanin, cada deportista según sus características personales y situacionales, contaría con una zona óptima de activación. En el siguiente gráfico se verá más claro:

Imagen: "Effect of mental training on competitive state anxiety in collegiate equestrian athletes" por Elizabeth Owens

Cada uno de los deportistas (A, B y C) cuenta con una zona de óptima de rendimiento. Fuera de esa zona (que en cada uno de los deportistas está en un nivel distinto) su rendimiento empeora.

Esta propuesta es muy interesante y daría importancia a descubrir en qué zonas rinde mejor un determinado deportista. En mi práctica profesional me he encontrado que algunos necesitan ir a la partida con un nivel de activación elevado. Por ejemplo, en competiciones internacionales suelo recurrir en ocasiones a la elaboración de vídeos antes de las partidas. Estos vídeos consisten en una serie de imágenes escogidas de los jugadores con una música de fondo y mensajes que van apareciendo durante el visionado. Este momento se lleva a cabo justo antes de comenzar la ronda y es necesario conocer muy bien a los jugadores para la elaboración de estos vídeos, pues algunos necesitan que su nivel de activación sea más  alto que otros. Para ello, se buscará música con unos tonos más épicos, las imágenes pueden hacer referencia a momentos de mayor activación (por ejemplo, fragmentos de vídeos donde aparecen dos ajedrecistas jugando un apuro de tiempo) y los mensajes estarán destinados a la importancia de la partida, de la competición, etc. Esto hará que su nivel de activación antes de ir a la partida aumente. Si utilizamos música más pausada y lenta, con fotografías que aparecen en un momento de concentración, sin movimiento y con mensajes que en dirección a disfrutar de la partida, focalizarse en uno mismo, tranquilidad, sosiego, etc. obviamente se regulará el nivel de activación y este no aumentará como en el primer ejemplo. Esta puede ser una de las propuestas para regular el nivel de activación antes de la competición. Conocer las diferencias de cada ajedrecista puede resultar importante para regular su nivel de activación y mejorar su rendimiento.

Y, ¿cómo se expresa la ansiedad durante una competición? Al ser un constructo multidimensional, este posee al menos tres sistemas de respuesta:

a) Sistema motor. La manifestación más evidente de la ansiedad a nivel motriz es la evitación o escape y, en algunas ocasiones, la paralización.

b) Sistema cognitivo. La persona tiene pensamientos de preocupación, miedo, rumiación.

c) Sistema fisiológico. En este sistema la persona tendría un incremento en la frecuencia cardíaca, sudoración, un aumento del patrón respiratorio.

 Aunque puede ser que la respuesta de ansiedad se refleje en estos tres sistemas, no siempre esto sucede así y hay ocasiones donde una persona solo muestra una respuesta ansiosa en uno o dos de estos campos. 

En un próximo artículo veremos un caso real de la práctica real basado en el Campeonato del Mundo femenino de 2018.

Ver más:

Psichess, Psicología y Ajedrez
Series de vídeo de Carlos Martínez en chess24


Ordenado por Fecha descendente Fecha descendente Fecha ascendente Más popular Recibir actualizaciones

Comentarios 14

Invitado
Guest 6810627158
 
Únete a chess24
  • Gratis, rápido y sencillo

  • No hay comentarios para este artículo

Registro
o

¡Crea gratuitamente tu cuenta para empezar!

Soy mayor de 16 años.

Haciendo clic en 'Regístrate' aceptas nuestros términos y condiciones y confirmas haber leído nuestra política de uso de datos, incluyendo la sección de uso de cookies.

¿Perdiste tu contraseña? No hay problema, ¡te enviamos un enlace para restaurarla!

Después de que nos envíes este formulario, recibirás un email con un enlace para restaurar la contraseña. Si sigue sin funcionar, contáctanos Servicio al cliente

¿Qué características te gustaría permitir?

Respetamos tu privacidad y la protección de datos. Algunos componentes de nuestra web requiere cookies o almacenar tu información personal.