Últimas noticias

Entrevistas 26/10/2017 | 22:39por Colin McGourty

Morozevich habla del Go, los ordenadores y las trampas

Alexander Morozevich llegó a ser virtualmente el número uno del mundo, pero a los 40 años el gran maestro ruso ha bajado hasta el puesto 79 del ranking y pocas veces juega torneos de partidas lentas. En una entrevista reciente habló sobre todo esto y explicó su fascinación por el go y cómo ve el hecho de que las computadoras han conquistado el juego oriental como lo hicieron con el ajedrez durante su carrera. Además habla sobre las trampas en el ajedrez y el doping electrónico.

Alexander Morozevich jugando el campeonato de rápidas por equipos en Sochi | foto: Vladimir Barsky, Federación Rusa de Ajedrez

Morozevich habló con Murad Amannazarov, el director de "La casa Rusa de Ajedrez" en el vídeo que pueden ver a continuación:

Murad comienza la entrevista preguntándole a Morozevich por qué ha "traicionado" a Caissa y a su gran cantidad de seguidores los últimos años al pasar su enfoque del ajedrez al go y volverse un propagandista de este último.


Morozevich: Comencemos con una contrapregunta: ¿dónde he hecho propaganda para el go?

Murad Amannazarov: Participas en torneos de go, das clases de go. Por cierto, me gustaría que nos cuentes dónde das estas clases.

Pero ¿dónde está la propaganda? Desde mi punto de vista, he encontrado un hobby. Todos tienen derecho a tener un hobby, ¿cierto?

¿Entonces solo es un hobby?

Alexander Morozevich enseñando go en Moscú | foto: Maria Fominykh

Bueno, por supuesto que es un hobby. El go no puede ser mi profesión, lo entiendo a la perfección. No es que me haya decepcionado del ajedrez y haya decidido comenzar de cero, pues está claro que no tengo ni el tiempo, ni la oportunidad ni nada que me favorezca si quisiera volverme profesional en ese campo. Para mí, esto es más comparable al aprendizaje de un idioma extranjero. Por ejemplo, si quisiera aprender algo como español, chino, árabe o algún otro idioma, también necesitaría practicar de vez en cuando y eso, por supuesto, no sorprendería a nadie. Resulta que he "aprendido un idioma": me familiaricé con el go, me atrajo mucho y es el primer juego después del ajedrez que realmente me ha cautivado. Hasta cierto punto, he aprendido a jugarlo, lo que es similar aproximadamente a aprender un nuevo idioma en un nivel inicial. Una persona que hace esto suele viajar al país de origen del idioma o busca hablantes nativos o lee libros, es decir, lo desarrolla de alguna manera. Yo hago más o menos lo mismo: voy a jugar, converso, a veces participo en torneos, pero está claro que solo es un hobby, por supuesto. No es un nuevo trabajo o una nueva profesión o un nuevo camino. Al menos desde el punto de vista de conseguir grandes resultados, no tengo ningún tipo de ilusión. Tengo 40 años y eso sería extremadamente ingenuo. Sé perfectamente que hay unos diez mil jugadores de go de 10 años de edad que me podrían vencer. Por lo tanto, es necesario comprender que si estás compitiendo contra millones y, entre ellos, estás más o menos en el rango de los 4 millones, o algo así, no hay duda de que no tiene sentido hacerse ilusiones.

Otro tema es que, de alguna manera, veo procesos muy similares entre lo que está sucediendo ahora con el go y lo que pasó con el ajedrez hace unos 10-15 años. Les está pasando a ellos y es comparable con lo que nos pasó a nosotros; ni siquiera es un análisis retrospectivo, sino que simplemente estoy viendo nuevamente el mismo proceso que vimos en el ajedrez. Aparecieron las primeras computadoras, ganaron impulso gradualmente, se hicieron cada vez más fuertes, y la forma en la que los ajedrecistas reaccionaron a esto en ese momento, lo que esperaban o lo que pronosticaban, cómo comenzaron a usarlas... está sucediendo lo mismo ahora, la misma revolución de las computadoras, solo que recién está arrancando. Hasta 2015, era el único juego intelectual en el que los profesionales eran más fuertes que las máquinas, y recién el año pasado o hace un año y medio, aparecieron los primeros presagios de que efectivamente el final del go estaba llegando. Por ahora, no está del todo formalizado, pero gradualmente, me parece, seguirán el mismo camino que seguimos en el ajedrez. Las máquinas, por supuesto, alcanzarán una posición absolutamente dominante, a pesar de que el cálculo y la evaluación de algoritmos es bastante diferente. Hasta donde entiendo, el algoritmo usado por AlphaGo, el programa más exitoso, es un algoritmo de Montecarlo. Ese también fue uno de los principales enfoques computacionales en el ajedrez, pero no ganó mucha popularidad. Las máquinas alcanzaron un Elo máximo de 2400 con eso. Después de todo, nuestro juego tiene más que ver con una selección directa, mientras que en el go fue posible incluso usar ese algoritmo, algo que es muy interesante.

Los creadores de AlphaGo y DeepMind serán los anfitriones de la primera ronda del London Chess Classic de este año en la sede central de Google en Londres

¡La computadora AlphaGo ya tiene su propia "película"!

En los últimos 1.5-2 años realmente he jugado muy poco ajedrez a ritmo lento y me he enfocado principalmente en las rápidas y en el blitz. No se puede decir que haya dejado el ajedrez, sino que simplemente he cambiado el vector de mi participación. Le doy más tiempo a entrenar, tanto a mí mismo como a mis estudiantes. Ocasionalmente, he hecho la labor de comentarista, cuando me lo han pedido, y hago un par de cosas más. En la "Casa del té" he comenzado a dar clases de ajedrez y de go para el público en general, con la idea de unir a los seguidores de los juegos intelectuales bajo un solo techo; y hacerlo en un lugar en el que no solo hay ajedrez, sino también, tés, filosofía oriental, donde simplemente te puedes sentar y conversar, incluso, quizás sin siquiera enfocarte en el mismo juego, una especie de club intelectual. Y, de forma similar, juego ajedrez a rápidas y blitz con bastante frecuencia. Mi interés se ha reducido y ya no estoy jugando tanto.


La Casa DAO en Moscú | foto: sitio web oficial

La casa dé té de la que habla Morozevich es la Casa DAO en el centro de Moscú, donde, inesperadamente, uno puede encontrar lecciones de ajedrez y go dictadas por Alexander Morozevich dentro de la lista de servicios, qui incluye Tai Chi, Aikido y Qigong (fue por esta última que Morozevich se involucró con la organización).


Morozevich habló en detalle sobre sus clases en la case de té, que se realizan una vez por semana, y describió su sorpresa cuando vio que más gente está interesada en el go que en el ajedrez (en caso de que tengan la oportunidad de ir a Moscú, el precio para una clase de ajedrez con un súper-GM es de 1500 rublos o unos $25, mientras que las clases de go cuestan 500):


Inesperadamente me he percatado de que casi no hay interés de parte de los ajedrecistas. Eso es algo sorprendente, pero es necesario aceptar la realidad como es, y yo no lo veo como un desafío hacia mi profesión. No tengo ningún complejo al respecto, simplemente parece que actualmente la gente no lo necesita. Para las clases de go, pensé que tendría a nadie como alumno, pensé que si 2-3 personas llegaran, sería un gran éxito. Es un juego mucho menos popular, que no es conocido por muchos, y en general no hicimos mucha publicidad, por lo que simplemente teníamos la idea de enseñarle y darle consejos a cualquiera que se aproximara. Después de arrancar con las clases a finales de mayo, antes de mi viaje a Kazán para el Grand Prix ruso, nadie fue a pasar clases de ajedrez y siete personas estaban inscritas a las lecciones de go. Eso, por supuesto, fue algo extraordinario y nunca volvió a ser igual, pero ese suceso quedó grabado en mi mente.

Una de las clases de Morozevich | foto: Maria Fominykh

Idealmente, me gustaría crear alguna especie de club intelectual, para que los entusiastas del ajedrez también puedan aprender más sobre el go, el té, la cultura oriental, en una atmósfera informal. De la misma manera, los que vengan a estudiar go también pueden estudiar ajedrez o hablar con ajedrecistas. La sede ofrece una ceremonia con té antes y después. Los que vienen por el ajedrez: primero una ceremonia de té, luego las clases, luego otra ceremonia. Pasa los mismo con los que vienen por el go. Por cierto, los tés en ese lugar son buenos, tés tradicionales de China que pueden ser probados por todos. Incluso he llegado a diferenciar algunos de los tés; tienen nombres inusuales, pero puedo decir cuáles me gustan más, cuáles menos, cuáles son buenos en la mañana, cuáles en la noche, etc. En los días de clases tomo mi taza de té antes del ajedrez, al terminar con este y después del go.

El interés de Morozevich en el go nos recuerda el interés en las damas de otro favorito de la gente, Vassily Ivanchuk

Mencionaste que ahora las computadoras han llegado al mundo del go y que eso pronto fulminará a este juego.

Esencialmente eso ya ha sucedido, pero todavía no es tan obvio para todos. Para mí, el final llegará cuando todos los usuarios tengan un programa que juegue dos veces mejor que cualquier profesional. Por ahora no ha sucedido, pues no puedes tener a tu disposición el nivel de AlphaGo en una portátil. Probablemente eso tardará unos 3 a 5 años, y eso será todo: terminará con el go.

Entonces, en ese sentido, ¿el final del ajedrez ya ha llegado?

Por supuesto, el final del ajedrez ha llegado hace mucho tiempo. El fin desde el punto de vista de que la computadora es obviamente más fuerte. No es el final del juego en sí, y eso tampoco pasará con el go, pero ha llegado una inteligencia artificial que es claramente más fuerte.

La gente suele decir que los automóviles van más rápido, pero las carreras entre humanos se siguen llevando a cabo.

Bueno, esencialmente esas son cosas disintas: autos y carreras de atletismo.

Y el problema de las trampas, ¿crees que es una catástrofe para el ajedrez?

El problema de las trampas no es una catástrofe solo en tanto no veo que la mayoría de los profesionales lo percibe como una catástrofe. Si la mayoría de los ajedrecistas cree que es normal o que no existe entonces no hay ningún tipo de catástrofe. Si el problema fuera serio, entonces probablemente más gente se pronunciaría, haría algo o lucharía contra él de alguna forma.

¿Para ti es un problema serio?

Para mí no es un problema serio, pero es algo que percibí con más agudeza que la mayoría de mis colegas. En 2005-6 hablé con bastante apertura en favor de, ya en ese entonces, tomar algunas medidas para luchar contra este problema. Me mostré activo, escribí algo, hice sugerencias, me involucré en algunas actividades, pero mis colegas no me dieron mucho apoyo, por lo que, con el tiempo, me di cuenta de que, si las cosas son así, no es tan terrible.

Incluso alguien fue atrapado oficialmente en la Olimpiada de Jánty-Mansisk. Me parece que jugaste allí…

No, no estuve en Jánty-Mansisk. Atraparon a alguien, sí. Individuos pueden y serán atrapados. El problema no es a quién atrapes, pues de cualquier manera se atraparán a menos del total. El problema es la percepción. Si la mayoría lo considera normal o no considera que es un gran problema, las cosas se quedarán así. Si fuera un problema, los ajedrecistas hubieran conseguido medidas más claras y no medidas que dejan muchos vacíos y libertad para aquellos que, de cualquier manera, quieren hacer trampa. Todavía estamos en un periodo infantil, por decirlo de alguna manera.

Ese problema infantil no es nada inocente…

Es un problema normal, estándar en los deportes. Simplemente, en otras disciplinas, la mayor parte de los deportistas, hasta donde entiendo, se dopan bajo su propio riesgo; luchan por un incremento del 5-10% en su desempeño, y aceptan este margen porque esas fracciones de segundo son muy importantes y pueden afectar su destino y su preparación en el curso de 5-10 años. En el ajedrez, entretanto, el dopaje computacional no tiene una efectividad del 5-10%, sino del 100%, es decir, puedes controlar el curso de una partida completamente y conocer el resultado de antemano. En los demás deportes nunca tienes una seguridad del 100%. Si juego con una computadora contra cualquier ajedrecista de primera, literalmente lo voy a vencer de la forma que quiera. Aquí es importante tener un buen operador que entienda dónde las computadoras pueden errar, y eso es todo. Tarde o temprano, el humano perderá el rumbo.

Vlad Tkachiev tiene ideas similares respecto a las trampas y demostró cómo es posible llevarlas a cabo

Naturalmente, con un arma de ese calibre, es ingenuo asumir que, por alguna razón, somos personas especiales y que los ajedrecistas son una especie de casta de élite en la que incluso llegar a pensar en esto se considera extraño. He tenido discusiones con mis colegas, y cuando se presenta el tema de quién podría hacer trampa y quién nunca lo haría me dicen: estemos de acuerdo en que tal y tal persona nunca lo harían. Les pregunté: ¿pero por qué? Y me respondieron que tal es muy, por ejemplo, bueno. Mientras exista tanta infantilidad en la mente de la gente es imposible trabajar con claridad, pues es importante darse cuenta de que sin importar cómo se vea alguien o cuál sea su rating, cualquiera podría hacerlo. Eso no significa que deberíamos volvernos paranoicos y sospechar de todos, pero si existe un arma así de poderosa es necesario asimilar que, en principio, es posible. Al mismo tiempo, entendemos que, gracias a Dios, la gran mayoría de las partidas se juegan justamente, pero no tenemos garantías de nadie. Incluso ahora, a pesar de haber desperdiciado bastante tiempo en los últimos 10 años, todavía podemos alterar el rumbo de esa batalla, pero eso sucederá solo si ponemos manos a la obra.

¿Y puedes ver cuáles serían los criterios para desarrollar un sistema que pueda luchar con esta arma?

El principal criterio es el deseo de los mismos ajedrecistas.

El deseo tal vez esté ahí, pero los ajedrecistas con frecuencia se mantienen aislados, y no existe un sindicato…

No existe ningún deseo, pero sí existe unión. Eso quiere decir que la situación actual está bien para la mayoría, aunque objetivamente deberíamos darnos cuenta de que existe un dopaje que devuelve un resultado del 100%.

Pero ¿qué recomendación o idea concreta propondrías? ¿Qué nos falta ahora mismo para combatir este problema? ¿Qué no están haciendo la FIDE o Sutovsky con su organización?

Se pueden proponer varias medidas, pero, una vez más, es tonto que solo una persona proponga.

¿A quién le favorece que alguien juegue contra él con el apoyo de una computadora?

Morozevich durante los Campeonatos Rusos de Rápidas y Blitz de 2017 en Sochi | foto: Vladimir Barsky, Federación Rusa de Ajedrez

Sin duda no favorece a casi nadie, pero la mayoría de los ajedrecistas tienen una actitud bastante leal al respecto. Pasivamente, están en contra, pero activamente no hacen nada. En el go, sin duda, lo mismo sucederá pronto. Por ahora, por supuesto, la situación en los torneos de go son impensable, a diferencia del ajedrez.

¿Es decir que no se revisa a nadie?

Yo me siento con una computadora en la mesa y con bastante frecuencia hablo por teléfono. La partida se registra en un dispositivo y se puede ver cualquier cosa en el mismo. Sigue siendo la edad de oro para ellos. Hay un código de comportamiento, por supuesto —es mejor no hacer ningún ruido ni molestar a la gente—, pero no hay ningún monitoreo en particular, porque hasta hace poco las computadoras no eran tan efectivas. E incluso si, de alguna manera, eres lo suficientemente astuto y cargas una especie de módulo, entonces, en primer lugar, no será tan fuerte y, por otro lado, no es obvio que podrás usarla correctamente, pues el juego es algo distinto, y más bien te da un porcentaje de probabilidad de victoria, una evaluación de la posición, en vez de devolver una jugada en particular. Entonces, es posible obtener información útil sobre el balance del juego, y muchos lo usan.

¿Y el go tiene más variantes que el ajedrez?

Mucha gente trata de usar esa información referente al balance del juego. Por supuesto, no todos, sino aquellos que no están muy seguros de sí mismos a veces lo hacen. Es conveniente en tanto puedes estimar y calcular tú mismo y luego comparar eso con el resultado del programa, lo que te permite calcular un curso más claro para el futuro. Por ejemplo, puede que tú creas que tienes tres puntos de ventaja, pero el programa te dice que tienes cuatro y, por lo tanto, puedes cambiar dramáticamente tu forma de juego, o viceversa.

En lo que se refiere al ajedrez clásico, en el curso de tu carrera, has experimentado periodos en los que has perdido una significativa cantidad de rating, pero luego has regresado. ¿Tienes planes serios de tratar de volver a ese nivel?

Si me planteo ese objetivo, tal vez sea lograble, pero no me queda del todo claro por qué haría algo así.

¿Ahora trabajas en el ajedrez mucho menos que hace 3-4 años?

No, trabajo con bastante regularidad. Como había mencionado, entreno y trabajo, solo que desde una perspectiva distinta.

¿Qué perspectiva?

No en busca de resultados particulares. No es una carrera, sino un trabajo para mí o para aquellos con los que estoy colaborando, pues ese trabajo tiene que seguir ya que el ajedrez es, de todos modos, mi ocupación principal.

¿Y con quién estás trabajando ahora? Si no es secreto.

No, no es secreto. Bueno, más que cualquier otro trabajo con Indjic, y hemos estado trabajando con bastante intensidad este último año. Hay unas cuantas personas más que realmente prefieren que no publicite nuestra colaboración. En la casa de tés, nuevamente, doy clases, y hay un pequeño círculo de "elegidos" para quienes siempre estoy disponible.

Jugaste tu último torneo en Biel. En tu partida contra Studer jugaste 13.h4, luego 14.h4, y luego 16.a5 y 17.h5, después de lo cual Studer, comprensiblemente, quedó aturdido y perdió la partida. Ese es un ajedrez audaz. No conseguiste ganar el evento, pero, por supuesto, Biel es tu ciudad. Has ganado allí muchas veces, y tal vez sea tu torneo favorito. ¿Tienes planeado jugar en algún torneo interesante en el futuro cercano?


La posición tras el 17.h5 de Morozevich

Si tengo algo planeado, es en los formatos de rápidas y blitz. El ajedrez clásico ya es bastante poco común en Rusia y, de cualquier manera, fui invitado al torneo en Biel, que tenía una alineación interesante, es un lugar maravilloso y cuenta con una muy buena sala de juego. Mi juego fue inestable. Sí, algunas partidas fueron poco convincentes, y otras me salieron bien. Después de todo, para ganar a ritmo clásico es necesario jugar con más regularidad y no como yo: una vez cada medio año. En rápidas, tal vez, todo hubiera sido más fácil para mí.


Morozevich participó en los Campeonatos Rusos de Rápidas y Blitz en Sochi, y sus resultados tal vez se pueden resumir con dos partidas que jugó consecutivamente en el Campeonato Ruso de Rápidas por Equipos. Primero, un maravilloso cierre contra Sanan Sjugirov:


36.Dxg7+ (es cierto que 36.Ce7+ también gana de forma algo más prosaica) 36…Dxg7 37.Ce7+! y Sanan abandonó, pues tras 37…Rh8 38.hxg7+ Rxg7 llega 39.Cf5+!, atacando al rey y al alfil.

En la siguiente partida, fue el talentoso joven ruso de 19 años Vladislav Artemiev quien se quedó con toda la diversión, sin embargo. Morozevich acaba de jugar 19…Rg7?, defendiendo el peón de h6:


20.Txh6!! y Alexander abandonó. Tras 20…Rxh6 21.Th1+ Rg7 22.Th7+ la dama negra está perdida. Ninguna de las defensas posibles de las negras evita el desastre.


En general, ¿crees que el concepto de estilo sigue existiendo? ¿O ahora todo tiene que ver con las jugadas específicas y los tiempos?

Sí, existe hasta cierto punto.

¿Podrías describir tu estilo? Previamente, he escuchado la frase: "Nadie entendió nada, pero Morozevich ganó", que sugiere que tú juegas un ajedrez distinto al de los demás, como si tuvieras un visión diferente del ajedrez. ¿Es táctica o, por el contrario, estrategia profunda?

Es difícil saberlo. Cuando comencé a jugar go, me sorprendió que comencé a ver algunos de los aspectos normales del ajedrez, a los cuales nunca había prestado mucha atención, desde otra perspectiva. Por ejemplo, al nivel al que juego go (aunque tal vez sea, después de todo, una percepción errada porque mi nivel no es muy alto), es curioso que puedo empezar una partida y jugar con el estilo que yo quiera, y no es importante para mí lo que haga mi oponente. Eso no significa que esto me llevará a la victoria o que será efectivo en el contexto en el que el juego se desarrolle, pero esencialmente puedo continuar por bastante tiempo casi sin prestar atención a lo que mi oponente esté haciendo.

En el ajedrez, aparentemente, debería ser fácil para un profesional tratar de jugar de la forma que quiera, pero en realidad es bastante difícil para uno predecir lo que sucederá aún a grandes rasgos: podré entrar en este o aquel tipo de posición, o darle este o aquel carácter a la lucha. Dado que en el ajedrez gran parte de lo que sucede se da de forma forzada, eres demasiado dependiente de tu oponente desde la primera jugada. Y, naturalmente, cuando te acercas a la cima del deporte, donde la técnica general, la técnica defensiva y el conocimiento general son de muy alto nivel, es muy difícil decir con certeza, por ejemplo, que hoy jugaré una partida emocionante. Tal vez llegaste con ganas de complicaciones, pero que eso funcione o no es una gran incógnita. Y si, dado el caso, quieres complicar la posición en un día en particular, te tienes que dar cuenta que el costo puede ser muy alto: en algún momento tendrás que especular o realizar un sacrificio dudoso.

En el go, por su parte, no se añaden obligaciones adicionales de ese tipo si te decides por un estilo en particular. Si tengo planeado jugar agresivamente en el go, en principio, no necesito realizar ningún tipo de sacrificio, sino que simplemente juego con cierto enfoque. Tal vez, si uso mis piedras incorrectamente y lanzo un ataque impreciso, mi oponente capturará todo y ganará la partida, pero sí habrá lucha.

Morozevich empató solo dos de sus nueve partidas en Biel | foto: Biel International Chess Festival


Morozevich acaba de jugar 17.e4!, con la idea de llevar la dama a h3, configurando lo que se convirtió en un ataque ganador
En el ajedrez, si llego con ganas de atacar, puedo idear alguna especie de repertorio que corresponda a ese estilo —una idea nueva, que ni siquiera tenga la intención de obtener una ventaja, sino que simplemente busque la iniciativa y confundir el asunto—, pero es muy difícil saber qué es lo que le seguirá. Y es necesario darse cuenta de que los ajedrecistas técnicos de cualquier manera tienen una ventaja; el ajedrez romántico ya no sirve. Mi forma de juego en Biel tenía la intención no tanto de obtener un resultado en particular, sino de crear algo interesante para los seguidores, pues no tiene sentido buscar resultados cuando solo participas en un torneo de lentas al año. Comienzas a pensar en tus resultados cuando defiendes con regularidad y si juegas torneos todo el tiempo. En ese caso, te puedes plantear algún tipo de meta —clasificar a algo o ganar cierta cantidad de puntos de rating—, pero si solo estoy jugando para mí mismo, un máximo de dos torneos al año, entonces no tiene sentido. Por lo tanto, en particular mi partida contra Ruslan fue, por supuesto, claramente jugada para el público, con un gran nivel de riesgo, dentro de los límites de lo permisible.

Un gran ajedrecista decidió complicar las cosas en San Luis, y me gustaría preguntarte: ¿Qué te pareció el desempeño de Kasparov? ¿Esperabas algo mejor? ¿Algo peor?

Sería bastante ingenuo de mi parte esperar algo de Kasparov, dado que en general no sé cómo vive, cómo trabaja, cuánto tiempo invierte y en qué tipo de condición está. Entonces, ¿cómo puedo esperar algo de alguien si no tengo idea de cómo es su vida? En todo caso, terminó su carrera hace bastante tiempo y, a diferencia de mí, él realmente la terminó, es decir, no juega oficialmente en ningún lado, por lo que es difícil predecir cómo jugará. El año pasado no jugó nada mal: consiguió un +1, dio pelea, obtuvo un gran número de posiciones ganadoras y preparó algunos sistemas solo para el blitz. Se vio una preparación similar este año. Quedó claro que no fue a jugar con las manos vacías, pero su juego no fue del todo convincente. Una vez más, me cuesta definir qué salió mal con su juego. El último día se relajó y jugó más o menos al nivel que yo esperaba de él todo el torneo. Pensé, por supuesto, que no tendría suficiente combustible para luchar por el primer puesto, pero sí para dar pelea y provocarles dolores de cabeza a muchos de sus rivales.

Ver más:


Ordenado por Fecha descendente Fecha descendente Fecha ascendente Más popular Recibir actualizaciones

Comentarios 7

Invitado
Guest 3415144740
 
Únete a chess24
  • Gratis, rápido y sencillo

  • No hay comentarios para este artículo

Registro
o

¡Crea gratuitamente tu cuenta para empezar!

Haciendo clic en 'Regístrate' aceptas nuestros términos y condiciones y confirmas haber leído nuestra política de uso de datos, incluyendo la sección de uso de cookies.

¿Perdiste tu contraseña? No hay problema, ¡te enviamos un enlace para restaurarla!

Después de que nos envíes este formulario, recibirás un email con un enlace para restaurar la contraseña. Si sigue sin funcionar, contáctanos Servicio al cliente