Últimas noticias

Entrevistas 01/03/2016 | 19:18por Colin McGourty

Levon Aronian: "Me dieron por perdido"

Levon Aronian se coló en el Torneo de Candidatos de 2016 en el último minuto después de ganarse la invitación reservada para los auspiciadores, en este caso armenios. En una nueva entrevista habla de su deseo de explotar esta oportunidad y demostrar que es el mejor, además de discutir sobre sus primeros pasos en el ajedrez, cuando la gente llegó a creer que nunca se convertiría en un ajedrecista de primera.

Levon Aronian en el Clásico de Londres de 2015 | foto: Ray Morris-Hill

Levon Aronian ha tenido una mala racha antes del Torneo de Candidatos. En el Zurich Chess Challenge comenzó con una dura derrota en 19 jugadas contra Vishy Anand y terminó penúltimo, solo superando al veterano Alexei Shirov.


Anand jugó 15.Cxh6! y todo estaba decidido

Si su plan era dejar todo esto atrás con una participación en la Liga Alemana, las cosas no salieron como él esperaba, pues fue superado en un duro final por Richard Rapport. Sin embargo, todo eso se puede olvidar con mucha rapidez si Levon finalmente logra mostrar su talento en el escenario más importante y fuerza un match contra Magnus Carlsen.

En la previa al torneo de Candidatos de Moscú, que arranca el 11 de marzo, Levon habló con Vladimir Barsky y Kirill Zangalis de Sport-Express. Hemos traducido algunos de los momentos más destacados de la entrevista:

Sobre el actual sistema del Campeonato del Mundo

Realmente me gusta el Torneo de Candidatos. Entiendo, claro, que es solo un torneo y que la gente cree que cualquiera puede ganarlo. Sin embargo, cuando concluye, suele ser ganado por el mejor jugador. No sucede que alguien llegue a liderar con +5 y luego termine en el último puesto. Usualmente la persona que demuestra un buen juego desde el comienzo termina ganando. Por ejemplo, en Jánty-Mansisk 2014, Vishy Anand ganó por un buen margen, jugando de forma maravillosa. O podemos recordar lo que hicieron Magnus Carlsen y Volodya Kramnik, quienes jugaron muy bien en Londres 2013. Me parece que en toda la historia del deporte, nunca hemos visto que un jugador cualquiera gane este evento.


Sobre su mudanza a Alemania en 2001

Lo que sucedió es que los auspiciadores que me habían ayudado hasta entonces me dieron por perdido... o algo así. Pensaron que no progresaría mucho y, por lo tanto, no había razón para invertir más fondos.

¿Tenías 18-19 años en ese momento?

Sí.

¿Te dieron por perdido?

Bueno, sucede. En ese momento jugaba pocos torneos y mi rating era bastante modesto. Con un Elo de 2530 a mis 18... Incluso en esa época se pensaba: bueno, será un gran maestro de 2600, ¿y qué se puede hacer con eso? ¡Hay cientos así!

¿En algún momento representaste a Alemania en torneos?

Representé a Alemania por unos seis meses. No me eligieron para jugar en Armenia, pues habían decidido eliminar el peso muerto. Y luego cambié de federación, no porque quería representar a Alemania sino para demostrar que podía hacerlo. Volví cuando hubo un cambio de personal en la Federación Armenia de Ajedrez. En 2003, Serzh Sargsián, el presidente actual de nuestro país, tomó el control de la federación; él era el Ministro de Defensa en ese entonces. Se contactaron conmigo y decidí volver.

¿Cuándo diste el gran salto?

Comencé a ganar torneos fuertes a finales de 2002. En ese momento mi rating comenzó a subir y nunca volvió a caer.

¿Qué victorias consideras hitos en tu carrera?

El Campeonato Mundial sub-20, por supuesto. Siguiendo el consejo de mi entonces entrenador Arshak Petrosian, solo participé en los Mundiales sub-20 desde mis 15 años, y no en los sub-16 ni sub-18. Y lo gané en mi último intento en 2002, cuando ya tenía 20. En 2003 terminé tercero en el Campeonato Europeo y en 2004 repetí ese resultado. Finalmente, hacia finales de 2005, gané la Copa del Mundo, y comencé a jugar en torneos de élite.


Sobre la diferencia entre el ajedrez clásico, las rápidas y el blitz

Duele perder en cualquier tipo de formato. Uno siempre trata de realizar las mejores jugadas, pero simplemente cuando compito en blitz me cuesta tratar de jugar normalmente, y el perfeccionismo me lleva a duros apuros de tiempo y termino entregando todo. La calidad de mi juego en blitz y rápidas depende mucho de mi humor del día. En el ajedrez clásico, por su parte, me parece que debo entregar todo lo que tengo, incluso si no dormí bien o me siento mal. Siempre siento la responsabilidad. ¿Qué pensarán los niños cuando estudien nuestras partidas y quieran aprender de ellas? ¿Qué pensarán cuando vean una mala partida jugada por un ajedrecista que tenía 90 minutos a 2 horas por partida, más 30 segundos por jugada? Me siento incómodo cuando juego realmente mal con ese control de tiempo. ¡Siento que no puedo ser perdonado! Pero en rápidas y blitz me da la impresión de forma puramente subconsciente que sin importar lo que haga, ¡solo son partidas rápidas o de blitz!

Eres más indulgente contigo mismo...

Sí, y ese es mi problema. A veces no puedo encontrar la actitud correcta para afrontar una partida con un control acelerado, como aquí (en Zúrich), aunque 40 minutos apenas se puede considerar de rápidas.


Sobre si estaba satisfecho con su juego en Zúrich

¡No! Nunca puedes estar satisfecho si juegas tan mal. Me di cuenta de que estoy muy lejos de mi estado psicológico ideal. Necesito trabajar en eso antes del torneo de Candidatos, poniendo más esfuerzo no solo en términos físicos, sino también en términos puramente ajedrecísticos, para así estar listo antes de las partidas importantes.

Levon Aronian no clasificó al Candidatos en la Copa del Mundo de 2015, pero al final eso no importó | foto: sitio web de la Copa del Mundo de Bakú 

Sobre su invitación al Candidatos

¡Tuve mucha suerte! No puedo decir que lo merecía. Recientemente hablé con mi buen amigo Boris Gelfand y me dijo "¡A veces eliges el boleto correcto de la lotería! ¡O Papá Noel te trae un regalo!" Resulta que sí me trajo un regalo. ¡Hay que ser un buen chico!


Sobre la razón por la cual su novia Arianne Caoili vive en Armenia

Desde sus 13 años vivió en Australia, en un país muy desarrollado donde todo está predeterminado. Me parece que vivir en Armenia la retrae a sus raíces; después de todo, nació en Filipinas y pasó su infancia ahí. Le hace feliz vivir en un país donde todo es natural. La gente te mira a los ojos y te dice la verdad; tal vez sean cosas que no quieras oír, pero lo hacen con sinceridad.

¿Qué está haciendo ella ahora?

Muchísimas cosas. Ella estudió economía y ciencias políticas. Ahora publica un semanario en armenio.

¿Lo habla con fluidez?

Lo conoce bastante bien. Habla ruso fluido. Claro que tiene la ayuda de traductores.

¿De qué trata el semanario?

Arianne ya ha vivido en Armenia por dos años, y alguna vez mencionó que por alguna razón, ¡no tenemos espíritu de ganadores! Entonces, decidió publicar un semanario que muestre a la gente que hay muchas cosas buenas en el país. Por supuesto, el semanario no es todo positivo, "con pétalos de rosa", pero su propósito es inspirar a la gente. Es cierto que habla de eventos alegres, pero, por ejemplo, también hay reportes del frente. Es una publicación para la gente.

¿Es grueso?

No, delgado. Se distribuye gratuitamente en el transporte público.

¿Noticias, deportes?

Sí.

¿Hay una sección de ajedrez?

Sí. Arianne presenta problemas simples para ver si a los lectores les gusta o no.

¿La apoyas?

Cuando se trata de problemas complejos, claro que doy mi aporte. Por ahora, sin embargo, mi apoyo es principalmente moral.

Sobre el ajedrez y la música

Lo que pasó es que dejé la música por el ajedrez. En mi niñez, estudiaba tanto el piano como el ajedrez, pero luego tuve que elegir un camino. Eran tiempos duros, los 90s. En Ereván el transporte estaba en problemas y era difícil llegar a todos lados. Por lo tanto, estudié música solo por un año, aunque sigue siendo el amor de mi vida.

¿Y cuándo tuviste que hacer esa elección?

Tenía 10 años. El ajedrez ya comenzaba a tener sentido. Es muy inspirador ver que estás progresando rápidamente en algo, corriendo como Little Muck (caricatura alemena de los 50s) con sus botas mágicas. No tenía esa sensación cuando tocaba el piano, aunque me parece que tengo una inclinación hacia la música. Y puedo darme cuenta de qué música es buena cuál es... no, no mala, pero digamos, transitoria...

¿La música te ayuda?

Sí, la uso de distintas maneras. Puede serme necesaria para relajarme, mientras que algunas veces, por el contrario, me empuja. Para el primer propósito, me voy a lo clásico, para el segundo, al jazz.

¿Y si tuvieras que elegir entre Lennon y Beethoven?

¡Definitivamente Beethoven!

¿Por qué?

Porque en Beethoven veo la estética de toda una nación: la Escuela Italiana que fue alterada, perfeccionada y luego volvió a la Escuela Vienesa

Tienes un fino conocimiento de todo eso...

Claro. Puedo ver la enorme capa cultural que ha entrado en esta o aquella sinfonía. Y también está la sensación que se obtiene de comprender la música de toda una nación y reconocer hasta qué punto un compositor de ese calibre logra combinarlo todo. Siempre siento la nacionalidad de un compositor. Escuchas a Rajmáninov e inmediatamente piensas: ¡oh, eso fue escrito por un ruso!


Sobre el antagonismo en el ajedrez

Soy una persona muy afable y siempre necesito algo de exaltación. Es una pena que la medicina “Ozverin” no exista, como en la famosa caricatura del Gato Leopoldo (famosa caricatura soviética en la que el gato protagonista iba al doctor quejándose de ser demasiado amable, por lo que el doctor le prescribía la medicina mencionada anteriormente). Hago todo lo posible por enojarme conmigo mismo, con mi oponente y con todo lo que me rodea, pero termina siendo insincero, porque no es mi naturaleza. No creo que sea muy difícil, pero tienes que "empujarte" a esa actitud y luego salir de ella, para seguir siendo tú mismo.

Sobre su deseo de demostrar que es el mejor

¿Quieres ser Campeón Mundial?

¡Mucho!

¿Sientes que eres el mejor?

¡Sin duda! Pero eso no significa nada. Lo que importa es obtener victorias y dominar el circuito por muchos años. Por alguna razón no llego a encontrar la última pieza del rompecabezas. Siegbert Tarrasch decía que "no es suficiente ser un buen ajedrecista, también es necesario jugar al ajedrez muy bien". Por lo tanto, mis palabras no tienen ninguna importancia real. Muy pronto, el 10 de marzo, comienza el Torneo de Candidatos, y ahí debo demostrar mi valor frente al tablero.

¿Tú sabes qué es lo que te falta?

Sí, y estoy trabajando en ello. Por supuesto, quiero ser el mejor siempre y en todos lados. La ambición está, pero todo necesita unirse en un gran salto. En el Torneo de Candidatos de Londres 2013, estaba igualado con Carlsen en +3 al terminar la primera mitad del torneo, pero luego se volvió difícil para mí y en alguna partida hacia el final del evento simplemente no podía calcular nada. Al mismo tiempo, sin embargo, estaba tranquilo, como Kaa en El libro de la selva; sin duda ese es mi principal problema. Después de todo, sé un par de cosas sobre el ajedrez.


Sobre qué es lo más importante en el ajedrez

Definitivamente el amor por el juego. Cuando para ti no es solo un trabajo duro, sino un sentimiento profundo, es algo completamente distinto. Necesitas amar el juego absolutamente, y el resto sucede solo. Si falta este elemento, puedes hacer todo lo que esté a tu alcance y, de cualquier manera, nunca te convertirás en un gran maestro de primera.


Sobre Carlsen y su mala influencia para los jóvenes ajedrecistas armenios

Me parece que es un problema puramente regional. ¿Cómo juegan ajedrez en el Cáucaso? Todos son talentosos, pero juegan solo "sintiendo", sin estudiar cosas particulares. ¿Cómo, por ejemplo, comencé a jugar? En realidad no sabía nada, pero Gabriel (Sargissian) me mostró algo y comencé a trabajar con él. Y ahora tenemos ajedrecistas muy talentosos de 20 años, pero no sé cómo podríamos cambiarlos. No quieren trabajar, pero ¡absolutamente todos quieren jugar! Se puede sentir la influencia del Campeón del Mundo: todos quieren jugar como Carlsen, pero no comprenden que Carlsen trabaja mucho para poder jugar todo. En nuestra generación, en cambio, todos se comparaban con Kramnik, y trataban de tener cierta base.

Entones, en el Cáucaso hay mucha gente talentosa pero floja; y no está claro cómo cambiar eso.

Un jugador del Cáucaso (un tal Garry Kasparov) nunca tuvo problemas ni con la agresión ni con el trabajo duro | foto: Lennart Ootes

Sobre si Carlsen está en un nivel absolutamente superior

No me parece. Pienso lo mismo que Boris, quien dice que está listo para jugar un match contra Carlsen en cualquier momento. ¡A mí también me encantaría enfrentarlo! Siempre es interesante luchar contra un ajedrecista al que respetas y contra el cual batallarás con todo lo que tienes.

Ver más:


Ordenado por Fecha descendente Fecha descendente Fecha ascendente Más popular Recibir actualizaciones

Comentarios 10

Invitado
Guest 7310326742
 
Únete a chess24
  • Gratis, rápido y sencillo

  • No hay comentarios para este artículo

Registro
o

¡Crea gratuitamente tu cuenta para empezar!

Soy mayor de 16 años.

Haciendo clic en 'Regístrate' aceptas nuestros términos y condiciones y confirmas haber leído nuestra política de uso de datos, incluyendo la sección de uso de cookies.

¿Perdiste tu contraseña? No hay problema, ¡te enviamos un enlace para restaurarla!

Después de que nos envíes este formulario, recibirás un email con un enlace para restaurar la contraseña. Si sigue sin funcionar, contáctanos Servicio al cliente

¿Qué características te gustaría permitir?

Respetamos tu privacidad y la protección de datos. Algunos componentes de nuestra web requiere cookies o almacenar tu información personal.

Show Options

Hide Options