Opinión 19/10/2020 | 17:30por M Crespo

La brecha de género en el ajedrez de alto nivel

Os presentamos este estudio realizado por José Camacho ColladosMatemático, Investigador en Inteligencia Artificial y Procesamiento del Lenguaje Natural y Maestro Internacional de Ajedrez. 

La brecha existente entre mujeres y hombres en el ajedrez siempre ha sido un tema de debate. Se han realizado numerosos estudios para explicar la aparente gran diferencia entre hombres y mujeres, tanto en su participación como en su fuerza al más alto nivel.   

Este antiguo debate se ha reabierto en las últimas semanas con un artículo en Mint que trata de explicar la escasa presencia de mujeres en alto nivel, y un artículo Chessbase más reciente titulado «What gender gap in chess?», que ha refrendado sus principales afirmaciones con una nueva perspectiva estadística. Aunque este enfoque estadístico no es completamente nueva y en gran medida reproduce el estudio de Bilalić et al. (2008), sus conclusiones han tenido importante repercusión en redes sociales.

Fuente: ajedreznazari.es

Estos últimos estudios sostienen que la diferencia de fuerza (al menos en lo que respecta al mejor jugador de cada país) se debe en gran medida al bajo número de jugadoras de ajedrez. El reciente artículo del Profesor Ma en Chessbase explica esto realizando un experimento estadístico con jugadores indios de ajedrez, demostrando que la diferencia entre los mejores jugadores del país se debió en gran medida al azar. Este artículo está muy bien explicado así que recomendaría a todos los lectores que echen un vistazo al original primero.

En general, estoy muy de acuerdo con el sentimiento y razonamiento del artículo del Profesor Ma. No obstante, en mi opinión, no pueden extraerse muchas conclusiones de su experimento, que no refleja con precisión la diferencia entre hombres y mujeres a nivel global. Dejando de lado algunas decisiones metodológicas y consideraciones sobre el entorno experimental [1], en este artículo ofrezco una experimentación ampliada para ayudar a responder a la pregunta principal de si la menor fuerza de las mujeres en alto nivel sólo se debe a su escasa participación. Para ello, seguí la misma metodología que en el artículo original, considerando solo la lista de jugadores no juveniles de la FIDE de octubre de 2020 (incluyendo jugadores inactivos). Además de replicar el experimento del Profesor Ma respecto a jugadores indios, lo extendí al top 20 de federaciones a nivel mundial según la FIDE e introduje una nueva medida para comparar el nivel usado por la FIDE que podría verse menos afectada por valores atípicos. Además, nuestro análisis proporciona información interesante sobre el estado actual de cada país en cuanto a la diferencia entre hombres y mujeres en el ajedrez.

Los experimentos

A continuación, presento los detalles del experimento. He intentado que sea lo más comprensible posible, pero puedes pasar directamente al resumen de los experimentos al final si prefieres una lectura ligera.

Fuente: Unsplash, Randy Fath

Toda la motivación del experimento se basa en la idea de que no podemos simplemente comparar el nivel de los jugadores masculinos y femeninos más fuertes, ya que obviamente las mujeres están en desventaja debido a su menor participación. En este caso, es mucho más significativo comparar la brecha real entre los mejores jugadores masculinos y femeninos (a lo que nos referiremos como el valor "observado") y la brecha que esperaríamos estadísticamente dados sus números de participación (el valor "esperado"). Además de comparar solo al mejor jugador que puede ser sensible a los valores atípicos, he incluido el promedio de los diez mejores jugadores clasificados de una federación como una comparación de la fuerza entre hombres y mujeres (esta es la métrica utilizada por la propia FIDE para comparar la fuerza entre diferentes federaciones). Para calcular el valor esperado, simplemente ejecutamos 100,000 pruebas de permutación aleatoria (nuevamente, recomendaría el artículo del Profesor Ma donde todos los detalles están claramente explicados).

Además de calcular los valores esperados, con las permutaciones podemos calcular el valor P, que es una medida estadística que puede decir si la diferencia "observada" es estadísticamente significativa o no. En nuestro caso, el valor P se calcula como el número de veces que la brecha "observada" es menor que la brecha "esperada", dividido por el número total de permutaciones (es decir, 100.000). Por lo general, un valor P menor que 0.05 se considera estadísticamente significativo.

Los resultados

Los principales resultados de nuestros experimentos se resumen en la siguiente tabla.

Brecha de género en el ajedrez de alto nivel según nuestros experimentos. Los números en negrita indican el número más alto entre los valores esperado y observado. * Se agrega a aquellos resultados que son estadísticamente significativos con un valor P <0.05.

Si verificamos la métrica del mejor jugador como en los experimentos del Profesor Ma, podemos ver cómo podríamos replicar el experimento indio donde la brecha de género observada no es estadísticamente significativa, como se afirma en el artículo original. Sin embargo, esta brecha es estadísticamente significativa en 16 de las 20 federaciones consideradas, y si tomamos como referencia el mundo entero.

Además, según los 10 mejores jugadores, los hombres son estadísticamente más fuertes que las mujeres en todos los países (en todos excepto Hungría si solo tomamos al mejor jugador como referencia). diferencia es estadísticamente significativa en 16 de los veinte países, excepto India, Hungría, Inglaterra y Noruega (los dos últimos con una diferencia cercana a ser estadísticamente significativa). Al verificar todo el mundo, la tendencia es aún más clara, ya que la diferencia es estadísticamente significativa con un valor P muy cercano a 0 (~ 0.01). Esto puede sugerir que en las federaciones con tradición ajedrecística, las mujeres están relativamente más cerca de los hombres en fuerza de juego. Sin embargo, no parece haber ninguna correlación entre la el porcentaje de mujeres en un país y su nivel relativo (de nuevo, en relación a nuestro experimentos), por lo que es posible que necesitemos encontrar las razones en otros lugares.

Para hacerlo más visual, el siguiente gráfico de barras indica cómo de grande es la brecha en las veinte federaciones analizadas y la población mundial de ajedrez en su conjunto (donde 0 indica que no hay brecha de género) [2]. Los únicos dos países que están cerca de la paridad total en el ajedrez de alto nivel (estadísticamente hablando) son Hungría e India. Si consideramos a todos los jugadores no juveniles registrados por la FIDE en el mundo, esta brecha es incluso mayor que en la mayoría de las veinte federaciones consideradas.

Brecha estadística de género con respecto a la fuerza promedio de los 10 mejores jugadores masculinos y femeninos en todo el mundo y en las 20 principales federaciones de ajedrez. El eje Y corresponde a 0.5 menos el valor P, donde cuanto más cerca de 0.5, la diferencia es más notable entre la fuerza de juego de hombres y mujeres, con 0.0 indica igualdad de género.

Algunos datos interesantes:

  • Las mujeres y los hombres en Hungría e India tienen una fuerza de juego muy cercana estadísticamente, tanto en términos de su mejor jugador (gracias a Judit Polgar, Hungría incluso supera a los hombres estadísticamente) y el rating promedio entre los 10 primeros. Esto se relaciona con lo que uno podría esperar en Hungría con las hermanas Polgar elevando el nivel del ajedrez femenino durante muchos años (recuerdo que los jugadores inactivos también se consideraron en los experimentos), y en India con una mayor popularidad del ajedrez y dos mujeres (Humpy Koneru y Dronavalli Harika) en el top 10 mundial actual.
  • Además de los experimentos que miden la fuerza de juego a alto nivel, también calculamos el Elo promedio general de hombres y mujeres. En este caso, los hombres siguen siendo mejores que las mujeres en 17 de los 20 países analizados (todos menos Georgia, India y Azerbaiyán), pero también muestran que las mujeres georgianas e indias son (estadísticamente) significativamente mejores que los hombres en promedio. Si bien esta medida no indica la fuerza de los mejores jugadores, destaca algunas tendencias claras en estos países con respecto al ajedrez femenino. Este nivel general y los altos números de participación de mujeres también pueden ser la razón del reciente éxito de Georgia en las competiciones por equipos femeninas, ganando medallas en sus últimos tres eventos importantes por equipos entre 2017 y 2019, incluido el Campeonato del Mundo de Ajedrez por equipos y la Olimpiada de Ajedrez.
  • Observamos que nuestras conclusiones sobre la brecha de género alemana difieren de las del estudio de Bilalić et al. (2008) [3]. Como se mencionó al comienzo del artículo, esto puede deberse a varios factores metodológicos, como la algo arbitraria del sistema Elo y sus fluctuaciones, o a algunos problemas de su entorno experimental, como señaló Knapp (2010).
  • Al dar un poco de contexto y observar las cifras de participación relativa de cada federación, podemos notar algunas diferencias marcadas entre países, como se muestra en el siguiente cuadro.

Porcentaje de participación de mujeres con respecto al número total de jugadores en las 20 mejores federaciones de ajedrez y en el mundo.



Por ejemplo, en China y Georgia las mujeres representan más del 25% de todos sus jugadores de ajedrez. Esto refleja una tendencia de los éxitos recientes en el ajedrez femenino para China (por ejemplo, ganar las dos últimas Olimpiadas) y una mayor popularidad del ajedrez entre las mujeres en Georgia. Sin embargo, en otros países como Argentina, Noruega y España, la participación femenina es inferior al 4%.

Conclusiones

En resumen, mostramos que la brecha de género en el ajedrez de alto nivel no puede explicarse estadísticamente por la menor participación de mujeres por sí solas. Incluso si esta hipótesis no se puede probar estadísticamente, está claro que la baja participación de las mujeres viene con otras desventajas asociadas, pero esto estaba fuera del alcance de este artículo. Entonces, ¿Cuáles son las principales preguntas que responde este artículo? Desafortunadamente, todavía hay más preguntas abiertas que respuestas...

¿Podemos decir que la brecha de género en el ajedrez de alto nivel puede atribuirse al bajo número de mujeres que compiten?

No, o al menos esto es lo que dicen los números (la Imagen 1 es bastante explícita en ese sentido). No obstante, parece claro que la baja participación de las mujeres en el ajedrez competitivo aglutina otros problemas relacionados (por ejemplo, falta de modelos a seguir, falta de motivación, hostilidad, etc.) pero estos no se miden en nuestro experimento estadístico. Siguiendo el escenario del Profesor Ma, nuestros experimentos tienen en cuenta la presencia relativamente baja de mujeres en el ajedrez, pero este factor por sí solo no explica la baja presencia de mujeres en los rangos más altos de los países analizados.

¿Podemos decir que los hombres son "estadísticamente" mejores que las mujeres en el ajedrez?

De ningún modo. Solo podemos decir que, de acuerdo con este escenario experimental muy específico, los hombres parecen ser mejores que las mujeres en el ajedrez de alto nivel, incluso si tomamos en cuenta las cifras de participación relativa. Esta es solo una simulación muy limitada, con muchas salvedades, como el uso de Elo como una medida absoluta de fuerza, y muchos otros factores que no se han tenido en cuenta en el modelo.

Pero José, no me entero muy bien ¿podrías aclarar si la brecha de género en el ajedrez de alto nivel se debe a los números de participación, la genética u otros factores sociales?

Desafortunadamente, no podemos responder a esta pregunta basándonos en estos experimentos, y definitivamente no soy un experto en el tema para siquiera intentar dar una respuesta. No me han interesado las diferencias biológicas para explicar esta brecha (no puedo decir nada al respecto porque no conozco el área), pero si me veo obligado a dar mi opinión, sería relacionado con estudios sociológicos previos publicados en el tema: ciertamente existen factores sociales sistémicos que podrían explicar fácilmente esta brecha entre hombres y mujeres, que de hecho pueden estar asociados con las cifras de participación. Esto también puede relacionarlo con mi experiencia como jugador semiprofesional, donde he sido testigo y soy consciente de primera mano de algunas de las dificultades que enfrentan las mujeres en un mundo de ajedrez dominado por hombres. Dicho esto, volvería a recomendar la lectura de artículos de expertos (por ejemplo Maass et al. (2008)Bilalić et al. (2008)Gerdes and Gränsmark, 2010Backus et al. 2016Cubel, 2017Dilmaghani, 2020) [4] para una mejor comprensión del tema. Se debe confiar más en estas fuentes que en mi simple opinión no experta y sesgada.

En resumen, la brecha de género en el ajedrez es un tema bastante complejo y ha habido múltiples estudios sin una respuesta definitiva. Este es nuevamente el caso, ya que este artículo plantea más preguntas que respuestas. Por último, si puedo dar consejos como matemático e investigador, desconfiaría de sacar conclusiones contundentes de experimentos simples basados ​​en datos en un tema social complejo; a menudo hay muchas formas de manipular los números para probar o refutar lo que se desea utilizando métodos estadísticos [5]. En cambio, para acercarnos a la respuesta y aumentar la participación de las mujeres en el ajedrez, necesitaríamos un enfoque interdisciplinar que involucre áreas como sociología, estudios de género, psicología y ciencia de datos. Pero no me malinterpretéis, este tipo de experimentos estadísticos son extremadamente útiles en mi opinión, solo que también debemos tener cuidado con lo que podemos (y no podemos) concluir de ellos.

[Notas al pie]

[1] Una decisión metodológica es cómo se mide la “fuerza ajedrecística” con el sistema de calificación Elo, que puede parecer a menudo arbitrario y fluctúa con el tiempo. Por ejemplo, hace menos de veinte años el Elo mínimo era 2000, mientras que ahora es 1000. Este y otros problemas ciertamente afectan las conclusiones de cualquier experimento basado en la distribución total de jugadores de ajedrez.

[2] En este experimento utilizamos el valor P como comparación entre diferentes distribuciones. Hay que tener en cuenta que, a menudo, esta no es una estrategia óptima y que se debe tener en cuenta el tamaño del efecto para proporcionar una comparación más precisa. No obstante, la visualización se proporciona como una prueba más de las marcadas diferencias entre países y no para comparar puntuaciones individuales.

[3] También probé los 100 mejores jugadores como en el artículo original de Bilalić et al. (2008) y las conclusiones aún difieren.

[4] Descargo de responsabilidad: incluso esta selección puede estar sesgada (ya que se basó en una búsqueda rápida de literatura por mí) y es posible que me haya perdido artículos más relevantes sobre el tema.

[5] Hay que tener en cuenta, por ejemplo, que incluso para este simple experimento ya tomamos muchas decisiones aparentemente pequeñas (por ejemplo, incluir jugadores inactivos, excluir a los juveniles) y suposiciones (por ejemplo, considerando la distribución completa de jugadores calificados por la FIDE, asumiendo distribuciones aleatorias en las muestras). Si hubiéramos tomado otras decisiones/suposiciones, el resultado de las conclusiones podría haber sido diferente.

Ver más:

IM José Camacho Collados

José Camacho Collados es matemático, ex PhD Fellow de Google en Inteligencia Artificial y especializado en Procesamiento del Lenguaje Natural. Actualmente es investigador de Inteligencia Artificial y trabaja como profesor en la Universidad de Cardiff, donde recientemente recibió una beca UKRI Future Leaders de 1.3M £. José también es Maestro Internacional de Ajedrez.




Ordenado por Fecha descendente Fecha descendente Fecha ascendente Más popular Recibir actualizaciones

Comentarios 27

Invitado
Guest 12651456647
 
Únete a chess24
  • Gratis, rápido y sencillo

  • No hay comentarios para este artículo

Registro
o

¡Crea gratuitamente tu cuenta para empezar!

Haciendo clic en 'Regístrate' aceptas nuestros términos y condiciones y confirmas haber leído nuestra política de uso de datos, incluyendo la sección de uso de cookies.

¿Perdiste tu contraseña? No hay problema, ¡te enviamos un enlace para restaurarla!

Después de que nos envíes este formulario, recibirás un email con un enlace para restaurar la contraseña. Si sigue sin funcionar, contáctanos Servicio al cliente

¿Qué características te gustaría permitir?

Respetamos tu privacidad y la protección de datos. Algunos componentes de nuestra web requiere cookies o almacenar tu información personal.

Mostrar opciones

Ocultar opciones