Últimas noticias

Entrevistas 24/05/2018 | 07:00por Colin McGourty

Gelfand: "Si nada me interrumpe, puedo trabajar días enteros"

Boris Gelfand nació en Minsk, la capital de Bielorrusia, en 1968, pero vive en Israel desde 1998. Desde entonces, el retador al Campeonato del Mundo de 2012 no había vuelto a su país natal hasta el mes pasado, cuando hizo una visita para promocionar la campaña de la ciudad en pos de organizar la Olimpiada de Ajedrez de 2022. En una entrevista con Sergey Kanashits de Belarus Today, habló de la ciudad y de cómo el ajedrez ha cambiado en las últimas décadas.

Boris Gelfand en el reciente Memorial Tal de Moscú | foto: Eteri Kublashvili, Federación Rusa de Ajedrez

La entrevista arranca con Boris refiriéndose a los paralelismos entre el fútbol y el ajedrez.


Boris Gelfand: En el fútbol, estudias a tu oponente de la misma manera, preparando una estrategia y eligiendo una apertura. Muchos entrenadores, lo sé, son seguidores del ajedrez: Wenger, Hiddink, Guardiola... Incluso llegué a jugar contra Gadzhi Gadzhiyev, él ostenta el título de Maestro Candidato. El desarrollo de las tácticas hoy en día es muy intenso. Un equipo que no sea el más fuerte en cuanto a nombres pero que esté bien entrenado tácticamente puede vencer a las estrellas. La competición entre los directores técnicos es puro ajedrez.

Sergey Kanashits: ¿Recuerdas el día en el que dejaste Minsk hace veinte años?

No en detalle, pero sí algo. No sentí angustia. Era una decisión que había construido y preparado. Desde mi niñez, siempre he tenido una fuerte identidad judía. Incluso en esa época soviética mi padre iba a la sinagoga casi todos los días, y esa tradición se afianzó en mi familia: celebrábamos todas las festividades judías.

Y al volver, ¿dónde fuiste primero?

Vine con mi familia, mi esposa e hijos. Les mostré el apartamento en el que vivía. Está en la calle Kuzma Chorny, detrás de la tienda de las "1000 baratijas". Pasamos por los lugares de mi juventud: la heladería, la librería... Fuimos a la escuela a la que asistí, en la calle Kirov; fuimos al Palacio de los Pioneros, aunque lo están refaccionando ahora. Y al Club Dzerzhinski, por supuesto. Ahí se jugó el Campeonato Soviético de 1979. Fue un gran evento para Minsk: el ex-campeón del mundo Mikhail Tal participó, además del joven Garry Kasparov, sin embargo, fue Efim Geller quien quedó primero, a los 54 años. Yo solo tenía 11 años, pero fui a ver las partidas todos los días, ¡sin perderme ni un minuto del campeonato! Ese torneo tuvo una enorme influencia en mí.

¿Dónde más? Fuimos a Komarovka, pero es una pena que el lunes sea feriado. Definitivamente iré al mercado de esa ciudad de cualquier manera, pues me encargaron unas cuantas compras. Viajamos a Smilavichy para visitar las tumbas de mi abuela y mi abuelo...

Leí en el libro de recuerdos de tu padre: "Ese día, mi esposa Nella, Borya y yo fuimos a un estudio fotográfico y nos tomaron unas cuantas postales familiares. Pronto, una gran foto de Borya con su pelo rizado fue colocada en el escaparate del estudio en una calle central de Minsk. Vivíamos cerca y pasábamos por ahí con frecuencia, veíamos la fotografía y disfrutábamos la vida". Vi esa foto, es realmente adorable. ¿Dónde era eso?

El estudio fotográfico ya no está ahí; fui especialmente a buscarlo. Estaba en la avenida Lenin, que ahora se llama avenida Independencia, frente a la plaza Kalinin. La tienda "Flores", una panadería... Ahora hay una pizzería, algunas tiendas pequeñas. El tiempo pasa y la ciudad cambia.

Pero ¿por qué tardaste tanto en retornar a tu ciudad natal? ¿No te atraía hacerlo?

Todos estos años he vivido a una velocidad tan grande —y lo sigo haciendo— que simplemente no encontré un momento para visitar. Todos los días los he pasado trabajando, casi sin darme descansos.

¿Minsk ha cambiado mucho? ¿Se parece más a una ciudad europea moderna ahora?

Eso es lo que es: una ciudad europea moderna. Agradable. El centro es muy hermoso. El área vieja ha sido expandida, y ahora es muy agradable caminar por ahí. Mi esposa viene de Almaty y es la primera vez que visita. Le gustó. Le sorprendieron los rostros de la gente: calmados, sin agresividad.

¿Cuántas veces te reconocieron en la calle?

Ni una vez por el momento. El ajedrez es muy específico. Probablemente muchos sepan quiénes somos y cuáles son nuestros nombres, pero pocas veces aparecemos en televisión, por lo que no somos muy reconocibles. De cualquier manera, en 2012, cuando volví a Israel desde Moscú, donde jugué el match por el Campeonato del Mundo contra Viswanathan Anand, se me hacía difícil caminar por la calle porque la gente me reconocía constantemente.

La Escuela Bielorrusa de Ajedrez se ha desperdigado por todo el planeta: Golovey, Kapengut y Shulman se fueron a América, Smirin y tú a Israel, los hermanos Atlas a Austria, Agrest a Suecia... ¿Hablan con frecuencia?

Con todos ellos, constantemente. Es más, cuando jugué el match por el Campeonato del Mundo, toda la diáspora del ajedrez bielorruso convergió en Moscú para apoyarme. Fue agradable. Debo decir que pasaron momentos muy buenos: la recepción en la que se reunieron y compartieron reminiscencias sin duda será recordada por mucho tiempo.

El internet ha simplificado la comunicación significativamente; es maravilloso. Pero, para el ajedrez, ¿es una gran revelación o un gran mal?


Portisch quedó mejor tras la novedad 8...Ce6, pero solo pudo empatar, y su asistente Bent Larsen publicó un análisis de la partida en un periódico argentino. Diez días después, Korchnoi usó la novedad para ganar la partida decisiva de su match
No existe ninguna respuesta que no sea ambigua. Es como un cuchillo: puedes usarlo para cortar pan o para matar a otra persona. Ahora, por ejemplo, se puede seguir casi cualquier partida de casi cualquier torneo en directo. Te contaré una historia curiosa que tiene que ver con eso.

En 1980, se estaban jugando los matches de Candidatos. En las semifinales, en Buenos Aires, Viktor Korchnoi se enfrentaba a Lev Polugaevsky, mientras Lajos Portisch y Robert Hübner jugaban en Italia. Hübner usó una novedad que le permitió ganar la partida decisiva y clasificó a la final. El match seguía en progreso en Argentina; en la mañana Korchnoi fue al quiosco, compró un periódico y vio la jugada de Hübner. Y aunque esa novedad era bastante arriesgada, pensó que Polugaevsky no estaría dispuesto a gastar su subsidio diario en el periódico y no se enteraría de nada. Y eso es lo que pasó: Korchnoi jugó como Hübner y ganó.



Gelfand y Nakamura jugaron 10.b4!?; Inarkiev respondió con 10...Te8 y perdió, mientras que Karjakin, el mismo día, eligió 10...e4 e igualó
Y ahora trasladémonos a esta época. Recientemente, jugué contra Ernesto Inarkiev en Ingusetia y usé una interesante novedad. Gané, fui a cenar y retorné a mi habitación. Pocas horas después, pero en un torneo en Estados Unidos, en San Luis, en el otro extremo del planeta, Hikaru Nakamura repitió mi combinación en su partida contra Sergey Karjakin. Esa es la respuesta que te doy, sobre cómo ha cambiado el internet el mundo del ajedrez. Se ha producido una increíble aceleración.

¿El ajedrez ha cambiado seriamente en los últimos diez años? ¿En qué consiste ese cambio?

Muchísimo. Una de las cosas que ha cambiado es lo que acabamos de comentar: la velocidad y accesibilidad a la información ha crecido increíblemente. La cantidad de ajedrecistas también ha crecido mucho y, como consecuencia, el nivel de conocimiento y competitividad. Si no trabajas mucho, no puedes vencer a nadie hoy en día, y se ha vuelto mucho más difícil ganar. Además, la geografía del ajedrez se ha expandido mucho; ahora hay buenos maestros en todas partes. En general, la China y la India han inundado el mundo con sus ajedrecistas. Creo que, pronto, una de tres partidas en el mundo incluirá a un ajedrecista de alguno de estos dos países.

¿Cuándo te diste cuenta de que tu destino era el ajedrez?

El ajedrez es una profesión estrecha, rara, con mucha competición interna. Es más, no se puede tener un ingreso financiero estable. Usualmente, cuando se acerca el final de los años escolares, cuando llega la hora de elegir un camino en la vida, necesitas saber si estás o no preparado para seguir el camino que elegiste, y debes estar consciente de que el ajedrez serio ¡es para gente que está, de alguna manera, poseída!

Bueno, pero para ti todo estaba extremadamente claro a los 17: ya habías ganado el Campeonato de Bielorrusia dos veces ¡y el Campeonato Soviético Juvenil!

En la partida clave, recuerdo que vencí al ucraniano Vassily Ivanchuk, un rival de toda la vida. Al final, solo lo superé por medio punto.

¿Y qué asignaturas te gustaban en la escuela?

Sobre todo, recuerdo las lecciones de historia y ciencias sociales; debido a la profesora, por supuesto. Ella transmitía una habilidad muy importante: la de verbalizar cualquier párrafo en una sola oración, siendo capaz de comprender la idea principal, la esencia. Eso también es esencial en el ajedrez. Nina Sergeyevna Tsybulskaya era su nombre. Tal vez siga viva.

¿Cómo te mantienes en forma ahora?

Los últimos seis años he practicado tenis de mesa, una hora a una hora y media de actividad intensa de dos a cuatro veces por semana. Cuando no tengo sesión de entrenamiento, trato de caminar, rápidamente, durante cuarenta minutos a una hora. Antes solía nadar también.

Realmente te gusta el fútbol y eres seguidor del Barcelona. Por cierto, acepta mis condolencias, sé que los catalanes fueron eliminados de la Liga de Campeones por la Roma. ¿Tú juegas?

Solía jugar, pero dejé de hacerlo hace diez años. Sucede que gran parte de las canchas en Israel son de cemento, como las canchas de tenis del US Open en Nueva York. Mi doctor me dijo que eso es muy peligroso para mis rodillas.

¿E ibas a ver al Dinamo Minsk en 1982? Tenías 14 años en ese entonces.

Claro que lo apoyaba. Y seguí la Copa del Mundo de 1982; lloré cuando el equipo brasilero perdió ante los italianos. Y recuerdo los partidos del Dinamo perfectamente. Fui al estadio en Minsk unas cuantas veces. No sé de dónde viene esta pasión, pero en mi familia se cuenta que, cuando yo apenas tenía 7 años, mi abuelo miraba partidos de fútbol con atención, a pesar de ser totalmente indiferente ante lo que sucediera, solo para comentarlos conmigo luego. Era un gran tema de conversación. (...)

El post-mortem tras el fascinante empate entre Gelfand y Kramnik en el Memorial Tal | foto: Eteri Kublashvili, Federación Rusa de Ajedrez

El 24 de junio cumplirás 50 años, una bonita cifra redonda. ¿Es un hito en tu vida? ¿Y qué piensa tu amigo de la infancia Ilya Smirin al respecto? Él ya alcanzó el medio siglo el 21 de enero.

Estoy tranquilo al respecto. No tengo planeada ninguna gran celebración o fiesta; seguiré trabajando. Pero sí he sacado conclusiones: en primer lugar, debo cuidar más mi salud, monitorearla más y planear mejor mi calendario de torneos para reponer mi energía. ¿Y Smirin? No hemos discutido sobre el tema del paso de los años, pero Ilya se ve tan fresco como siempre.

Smirin, por cierto, declaró que su ajedrecista favorito es Mikhail Tal. ¿Y el tuyo?

Sí, a Ilya también le encanta atacar, y la Defensa India de Rey. Por cierto, escribió un libro fantástico sobre esa defensa en inglés y en ruso. En cuanto a mi favorito, nombraría a Akiba Rubinstein, cuyas partidas me han enseñado mucho. Pero siempre he estudiado a los grandes de cerca, y aconsejo hacer lo mismo a los jóvenes ajedrecistas.

Bobby Fischer dijo en una ocasión respecto al juego de Tal: "¿Cómo gana Tal? Desarrolla todas sus piezas hacia el centro y luego las sacrifica en algún lugar". ¿Cómo definirías el estilo de Boris Gelfand?

Primero continuaré con el tema de Tal. En el pasado, la gente creía que él simplemente faroleaba y realizaba sacrificios incorrectos, pero el tiempo ha demostrado que eso no era cierto, de ninguna manera. Simplemente, en ese momento, el ajedrez de Tal estaba adelantado a su época. Sus sacrificios casi siempre tenían fundamentos; eran decisiones poco comunes que no empeoraban su posición significativamente, pero que dejaban a sus oponentes anonadados. ¿Y yo? Tengo diferentes enfoques y trato de mantener un rango amplio en mi arsenal. Hay estrangulación y también algo así como un resorte estirado, pero mis contraataques son mejores que mis ataques.

Como seguidor del Barcelona, te pregunto: ¿se puede comparar a Mangus Carlsen con Lionel Messi? Son dos de las figuras más brillantes en los tableros y en las canchas.

Carlsen se parece más a Cristiano Ronaldo. Es muy competitivo: juega fútbol y baloncesto, y es muy importante para él ser el mejor en todo, siempre y en cualquier lugar. Messi se apoya en otras cualidades, tiene una visión y una comprensión impresionante del fútbol. ¿Quién es el Messi del ajedrez hoy? No tengo idea.

¿Era Fischer así?

Boris Gelfand | foto: ChessPro

Él también era un poco diferente. Por supuesto, todos los grandes tienen un toque divino, pero en el ajedrez es difícil mencionar a alguien que tenga una visión de juego similar a la de Messi.

¿Quién sería más fuerte frente al tablero hoy: Fischer o Carlsen?

Ya tocamos indirectamente este tema antes. La información que Magnus ha absorbido en su niñez gracias a las posibilidades que existen ahora supera muchísimo al conocimiento que poseía Fischer incluso en el punto más alto de su carrera.

¿Y es cierto que el padre de Magnus te pidió una opinión respecto a si valía la pena que su hijo continuara jugando ajedrez?

Bueno, no creo que solo haya pedido mi opinión. Eso fue en 2007. Me dijo: "Magnus juega bien al ajedrez, pero no sabemos si vale la pena que continúe o si será mejor que se concentre en sus estudios". Le respondí que él tiene un talento enorme y que, si vive para el ajedrez, por supuesto que debería seguir jugando. No creo que mis palabras hayan sido decisivas en lo que se refiere a la carrera del futuro campeón del mundo. Sin embargo, es cierto que eso sucedió.

¿Podrías nombrar una o varias de tus partidas más memorables?

Mi victoria sobre Sergey Karjakin en la Copa del Mundo y el encuentro para ganar el derecho a jugar el match por el Campeonato del Mundo contra Anand, cuando vencí a Alexander Grischuk. Es particularmente agradable notar que mis mejores partidas fueron jugadas en momentos de máxima tensión.

¿Duermes bien antes de enfrentar partidas así de importantes? ¿Sueñas con ajedrez?

No sueño con partidas, pero conciliar el sueño puede hacerse difícil. Creo que todos conocen ese estado, antes o después de encuentros decisivos e importantes.

¿Cómo te tranquilizas? ¿Coñac, cigarrillos...?

Nunca he fumado, y no creo que eso sería de ayuda.

¿Y alguna vez no has despertado a tiempo? O, con la mente ausente, ¿te has colocado la camisa al revés?

Qudarme dormido, no, pero lo de ponerse la camisa al revés puede suceder fácilmente. Cuando solo estás pensando en ajedrez, cuando estás completamente absorbido por el juego, tener la mente ausente es absolutamente normal. Me ha pasado en más de una ocasión.

¿De qué te arrepientes más en tu carrera?

Nada, en general, aunque algunas cosas absolutamente extrañas han sucedido. Por ejemplo, recuerdo que, a principios de los 90, Lev Polugaevsky, uno de los mejores analistas del mundo, cuyos libros me han enseñado mucho (mi estilo es muy similar al suyo), se ofreció a trabajar conmigo, y por alguna razón le dije que no. Todavía no puedo entender por qué. No existe respuesta. Le dije que estaba ocupado, que tal vez en otro momento... Y pocos años después falleció. A pesar de que en términos de nuestro enfoque hacia el ajedrez, hacia las aperturas, al juego en general, se podría decir que soy su sucesor creativo. Polugaevsky, por cierto, también nació en Bielorrusia, en Maguilov.

El padre del gran maestro armenio Levon Aronian es de la región de Vítebsk. Mucha gente talentosa viene de Bielorrusia.

Sí, Levon y yo hemos discutido ese tema con frecuencia. Él recuerda sus raíces, cuando viajaba a Bielorrusia a visitar a su abuela y su abuelo.

¿Cuánto tiempo inviertes en el ajedrez estos días?

Recuerdo lo que dijo Pelé: "Entreno una hora al día, y el resto del tiempo estoy pensando en fútbol". Me despierto en la mañana, hago ejercicio y me siento frente al tablero. Si nada me interrumpe, puedo trabajar días enteros.

El apellido Gelfand deriva de una variante eslava de la palabra alemana para "elefante" (elefant). ¿Es cierto?

Me parece que sí. Viajando por varios países del mundo, por cierto, me gusta visitar zoológicos y ver los elefantes. En el pasado, coleccionaba adornos de elefantes.

¿Qué te llevarás a Israel cuando retornes?

Ya envié panes "Narochansky" con mi esposa. Tengo planeado comprar un plato de adorno. Iré a Komarovka: por hongos, arenques...

¿Tardarás 20 años en volver?

Espero hacerlo antes.

De cualquier manera, ya no será Minsk sino Novye Vasiuki (una referencia a la famosa escena ajedrecística del libro "Las doce sillas" de Ilf y Petrov). En el buen sentido de la palabra. La representante de la Federación Bielorrusa de Ajedrez, Anastasia Sorokina, ha hecho un gran trabajo de promoción masiva del ajedrez. Y ha tenido mucho éxito.

Eso es maravilloso, y espero que le siga yendo bien. Y que la Olimpiada de Ajedrez de 2022 se juegue en Minsk. Es realmente un gran evento y creo que Minsk es la favorita entre las ciudades contendientes.

Boris Gelfand hablando con la prensa durante su estadía en Minsk | foto: Igor Klevko, Federación Bielorrusa de Ajedrez

Una última pregunta: ¿no has abandonado el sueño de convertirte en campeón del mundo? ¿Lo sigues teniendo?

Nunca tuve ese sueño. Mi sueño es otro: progresar siempre. Y me mantengo fiel al mismo.

Ver más:


Ordenado por Fecha descendente Fecha descendente Fecha ascendente Más popular Recibir actualizaciones

Comentarios 40

Invitado
Guest 5053820195
 
Únete a chess24
  • Gratis, rápido y sencillo

  • No hay comentarios para este artículo

Registro
o

¡Crea gratuitamente tu cuenta para empezar!

Soy mayor de 16 años.

Haciendo clic en 'Regístrate' aceptas nuestros términos y condiciones y confirmas haber leído nuestra política de uso de datos, incluyendo la sección de uso de cookies.

¿Perdiste tu contraseña? No hay problema, ¡te enviamos un enlace para restaurarla!

Después de que nos envíes este formulario, recibirás un email con un enlace para restaurar la contraseña. Si sigue sin funcionar, contáctanos Servicio al cliente

¿Qué características te gustaría permitir?

Respetamos tu privacidad y la protección de datos. Algunos componentes de nuestra web requiere cookies o almacenar tu información personal.