Entrevistas 04/07/2016 | 02:47por Colin McGourty

Gelfand explica por qué no jugará en la Olimpiada de Bakú

Boris Gelfand no participará en la Olimpiada de Bakú de este año, su primera ausencia en el evento por equipos más importante del mundo desde que se trasladó de Bielorrusia a Israel en 1998. La razón es una disputa con la dirigencia de la Federación Israelí de Ajedrez, a la cual acusa por "haber olvidado absolutamente cosas como el prestigio del país". La entrevista cubre mucho más que este tema, sin embargo, e incluye las ideas de Boris respecto a la suerte que tuvo su generación por haber podido combinar lo mejor de la era precomputadoras con la nueva tecnología.

Gelfand terminó segundo en el Abierto de Aeroflot de este año | foto: Eteri Kublashvili, Federación Rusa de Ajedrez

La difícil situación de los mejores jugadores de Israel se hizo evidente el año pasado cuando el país no envió una escuadra al Campeonato Europeo por Equipos, y poco parece haber cambiado desde entonces. Aunque es cierto que un equipo irá a la Olimpiada, este no contará con Gelfand, Ilia Smirin ni Emil Sutovsky. En su perfil de Facebook, Emil explicó que la disputa tiene que ver con una lucha por ver quién es el jefe y no con temas de dinero:

Emil Sutovsky: ¿El equipo israelí sin Gelfand, Smirin ni Sutovsky? Sí, y no tiene que ver con el cambio de generaciones. Y, si se lo preguntan, NO tiene que ver con el dinero (si leen hasta el final, se sorprenderán del monto que ha decidido el destino del equipo). Se trata de una actitud hacia el ajedrez profesional en nuestro país. Se trata del deseo de la dirigiencia de la Federación por demostrar quién es el jefe. Decidieron no enviar un equipo para la Euro de 2015, y tenemos que aceptarlo. Esta vez decidieron que debería entregarse un pago más pequeño para los jugadores en la Olimpiada, y se supone que tenemos que aceptarlo. Solo porque fue SU decisión. Ellos dicen que los jugadores somos demasiado codiciosos. ¿Cómo puede ser que hayamos armado los equipos más fuertes en los últimos años? Es realmente patético. No tenemos un campeonato nacional propiamente dicho. ¡No hemos tenido un evento cerrado con grandes maestros por más de una década! Los jugadores han sido totalmente desatendidos y olvidados por la Federación a lo largo del año, y solo antes de la Olimpiada/Mundial por Equipos/Euro por Equipos, recuerdan que existimos. 

A pesar de todo esto, siempre hemos llegado a un compromiso. Estuvimos cerca en esta ocasión, pero los líderes de la Federación lo arruinaron todo, insistiendo que nosotros sucumbamos a sus requerimientos o nos retiremos del equipo. He jugado en el equipo nacional de Israel por 20 años. Siempre me siento orgulloso de jugar para mi país, y estoy orgulloso de haberle dado muchas medallas (incluidas dos de oro para el mejor jugador de la Olimpiada de 2010 y el Europeo por Equipos de 2003). Y ahora gente que apenas ha contribuido al reconocimiento del ajedrez en Israel me ha dado un ultimátum. O aceptas o estás fuera del equipo. A fin de cuentas, se trató de una diferencia "total" de 5000 NIS (unos 1300 dólares americanos) que la Federación insistía en cortar del presupuesto. Simplemente patético. Por supuesto, se trataba de demostrar "quién es el jefe". Sucumbir o retirarse. Presionaron a los jugadores, al capitán Alex Kaspi (quien renunció a su puesto y se mantuvo firme a nuestro lado), enfurecieron a Boris Gelfand hasta un punto que solo he visto una vez en él (¡y lo he visto así en muchas situaciones!). Sabían muy bien que la Olimpiada es un evento muy especial para cualquier jugador. Lo que no sabían es que la dignidad es algo aún más importante para algunos. Por favor, apoyen y compartan si no quieren que esto vuelva a suceder.

Gelfand ha participado en 11 Olimpiadas: una para la URSS (oro colectivo en 1990), dos para Bielorrusia y las ocho jugadas entre 2000 y 2014 para Israel, dándole a su equipo medallas de plata en 2008 y de bronce en 2010. Gelfand sigue jugando activamente y es cómodamente el mejor jugador de su país, como se puede ver en la última lista de la FIDE de julio de 2016 (Rodshtein, Postny, Nabaty, Roiz y Baron fueron elegidos para el equipo):

RankNameRatingGames in JuneBorn
 1 Gelfand, Boris 2734 0 1968
 2 Rodshtein, Maxim 2698 20 1989
 3 Smirin, Ilia 2676 0 1968
 4 Postny, Evgeny 2625 9 1981
 5 Nabaty, Tamir 2622 18 1991
 5 Sutovsky, Emil 2622 0 1977
 7 Alterman, Boris 2613 0 1970
 8 Roiz, Michael 2605 0 1983
 9 Avrukh, Boris 2592 8 1978
 10 Huzman, Alexander 2572 0 1962
 11 Greenfeld, Alon 2568 9 1964
 12 Baron, Tal 2557 0 1992

La actitud hacia el ajedrez en Israel, y particularmente la de su federación, es el punto de partida de una larga entrevista con Anna Goldberg para jewish.ru. Hemos traducido porciones extensas de las declaraciones:


Has vivido en Israel desde 1998. ¿Es el mejor país para un ajedrecista famoso?

Gelfand recibido por su esposa y sus hijos al volver del Candidatos de Kazán en 2011 como el retador de Vishy Anand por la corona | foto: 7kanal.com 

Es el mejor para mí y mi familia si nos dejamos llevar por la intuición, pero en términos ajedrecísticos no es tan bueno. La vida relacionada con el ajedrez en Israel es extremadamente pobre. La vida para un ajedrecista cualquiera también es mucho más cara que en la ex-Unión Soviética o en Europa. Bueno, y finalmente se trata de que, en general, aquí no se ve al ajedrez como una actividad seria.

Me entretuve mucho con la historia que publicó un periodista israelí, en la que te pregunta cuál era tu trabajo y dónde lo realizabas.

Hay preguntas más interesantes que esa: "¿Qué otros juegos practicas?", "¿Sueñas con volverte tan famoso como nuestros futbolistas?" Pocos se dan cuenta de la cantidad de trabajo y esfuerzo que son necesarios para tener éxito, aunque debo admitir que después de mi match por el Campeonato del Mundo contra Anand la cantidad de niños que comenzaron a practicar el ajedrez creció cuatro veces en Israel. El ajedrez se ha vuelto una asignatura obligatoria en la escuela primaria e incluso en las preescolares de nuestra ciudad. Por supuesto, solo una fracción de estas personas jugará profesionalmente, pero el resto obtendrá la habilidad de planear estratégicamente y el hábito de pensar, tomando responsabilidad por sus acciones y respetando al oponente. Incidentemente, habilidades muy útiles. Conozco gente muy exitosa en Rusia, Austria, España, Alemania e Israel que me han dicho que han tenido éxito en gran parte gracias al ajedrez. En general, estoy convencido de que la conexión es bastante directa, pero en Israel muy pocas personas lo ven así.

Sin embargo, uno de los programas computacionales que compitieron contra Kasparov fue desarrollado en Israel.

Sí, por muchos años fue el mejor, ganando el Campeonato Mundial ocho o nueve veces, pero esa es más bien una historia relacionada con la tecnología. Todos los programadores, por supuesto, eran candidatos a maestros y se convirtieron en grandes maestros. Yo también di consejos unas cuantas veces. Sin embargo, en general, esa es una historia tecnológica sobre cómo un programa puede utilizar el potencial de las computadoras, que son cada vez más poderosas. Eso no tiene nada que ver con la cultura del ajedrez.

Eso es sorprendente, por supuesto, dado que existe el estereotipo de que el ajedrez es el deporte nacional judío.

Ese estereotipo está conectado con los judíos de Europa Oriental. En la Unión Soviética, la habilidad para el ajedrez era considerada un atributo esencial de una persona inteligente. En Israel la situación es distinta. Entre las personas que tienen entre 70 y 80 años, muchos están interesados en el ajedrez. En los 70s, el campeonato nacional incluso fue cubierto activamente en la prensa, pero ahora toda una generación se ha perdido, en términos ajedrecísticos. Además de eso, el ajedrez en Israel está ahora, tal vez, pasando por la etapa más dura de su historia. La gente que ha ganado poder en el mundo del ajedrez muestra una combinación increíble de rudeza e incompetencia, y solo les preocupan sus intereses provinciales y sus egos. Por primera vez desde 1935, el equipo de Israel no estará representado en la Olimpiada por sus mejores jugadores. La dirigencia del ajedrez israelí ha olvidado absolutamente cosas como el prestigio del país.

Siguiendo con el tema del ajedrez y los judíos, ¿hay muchos ajedrecistas que siguen las costumbres judías?

El legendario Reshevsky no jugaba en el Sabatt. Lo vi en un torneo jugado en Moscú en 1989. Recuerdo que el viernes fue a pie de Izmailovo a la única sinagoga que había en Moscú en ese entonces, en la antigua calle Arjípova. Sus partidas se movieron al viernes en la mañana y al sábado en la noche. En ese momento, ya estaba cerca de cumplir ochenta años.

¿Recuerdas con frecuencia tu escuela de ajedrez en Minsk?

Por supuesto. Hasta el día de hoy nos mantenemos en contacto. Cuando jugué en el match por el Campeonato del Mundo, mis amigos y todos los entrenadores se acercaron a darme su apoyo. Fue muy conmovedor. Tuve mucha suerte: yo y la gente de mi generación recibimos una buena educación y luego, cuando las computadoras entraron en nuestras vidas, pudimos ser bastante flexibles como para acostumbrarnos y adaptar nuestro conocimiento. Entonces, aprendimos tanto a trabajar con entrenadores como a explotar los beneficios de las computadoras. Incluso los ajedrecistas 5 a 10 años mayores que nosotros ya fueron incapaces de adaptarse, mientras que los que son más jóvenes, por el contrario, no aprovecharon lo que se puede sacar de los libros y el contacto personal. Por cierto, esa brecha se sigue sintiendo. Solo algunos de los jóvenes -esos que, en esencia, son genios- pueden tener éxito a pesar de esto. En general, sin embargo, incluso cuando se trata de jugadores fuertes, grandes maestros, con frecuencia se puede observar una falta de educación.

¿Cómo se manifiesta esto?

No ven el juego como un todo, sino como jugadas individuales -en vez de tener una perspectiva global, solo ven fragmentos-, y esto tiene que ver con su relación con el ajedrez. Ahora no es difícil encontrar un entrenador profesional, pero ellos simplemente no ven razón para hacerlo. Trabajar con alguien, ajustarse, invertir dinero, ¿para qué, si tienes una computadora? Y hasta cierto nivel, es cierto que es más rápido con las computadoras. Presionas un botón y obtienes información que a veces toma años acumular. Mi entrenador y yo, por supuesto, también encendemos la computadora, pero solo para revisar qué jugada recomienda en una situación concreta. De otra manera, la computadora puede suprimir completamente la creatividad humana.

Magnus Carlsen es alguien que cree en el beneficio de un entrenador -invitó a Boris a colaborar con el equipo noruego el año pasado- | foto: Tarjei J. Svensen, sjakkbloggen

¿Eres amigo de alguno de tus oponentes del tablero? ¿Con quién tienes una relación más cálida?

Aronian. En cuanto a la música, él me abrió muchos caminos. Discutimos literatura o simplemente discutimos, con él, Kramnik, Anand. Cenamos juntos en los torneos y conversamos.

Hasta tengo miedo de tocar este tema, pues sin duda te han preguntado cientos de ocasiones respecto a tu match por el Campeonato Mundial de 2012 contra Anand, pero, de cualquier manera, ¿cómo fue?

¡Fue estupendo! Casi escalé hasta la cima. Fue muy difícil llegar ahí. El camino que llevaba a esa match era muy angosto, y fue un gran logro. El match en sí, por supuesto, se quedará en mi mente por siempre. El estrés fue enorme, pero la alegría también fue infinita, precisamente debido a que era un match por el título del Campeonato Mundial. Recuerdo que cada mañana despertaba con una sensación de celebración. Muchos no pueden comprenderlo. Anand, por ejemplo, dijo que fue un trabajo duro para él.

Mencionaste que el camino a ese match fue largo. Este incluyó al sistema por eliminación, ¿cierto? ¿Qué piensas de este sistema?

En el camino al match por el Campeonato Mundial, pude ganar la Copa del Mundo de 2009 y los Matches de Candidatos de 2011. En general, estoy a favor de que existan más torneos de todo tipo. Cada sistema tiene sus ventajas. El sistema por eliminación permite que mucha gente participe. Es más, si juegas mal puedes irte a casa después de dos días sin tener que sufrir más. Por otro lado, debes aprender a controlarte. Yo prefiero torneos cerrados o matches, cuando el precio de una partida es menor y se puede ser más creativo. El sistema por eliminación tiene más que ver con jugar por el resultado.

Tu esposa, Maya, recientemente publicó un libro de recetas, "Cómo alimentar a un Campeón", en el que fuiste presentado como el héroe -un poco irónicamente, pero de una buena manera-. Tu padre, de forma muy conmovedora, coleccionó 60 álbumes dedicados a tu vida y a tu carrera, lo que formó la base de un documental en Israel. ¿Aprecias estos gestos?

Por supuesto, estoy muy agradecido con mi familia. Con Maya por apoyarme en mi rutina, la cual es extremadamente inusual: te levantas, haces un poco de ejercicio, desayunas, e inmediatamente comienzas con el ajedrez -revisando partidas, preparándote para trabajar con un entrenador, etcétera- hasta la noche. Estoy realmente agradecido con mis padres. Recuerdo nuestro primer viaje a Crimea: tenía 5 o 6 años y jugué ajedrez en la playa por dos semanas. Conseguí ganar dos partidas contra el amigo de mi padre, un jugador de primera categoría. Cuando él vio que tenía habilidad, recomendó a mi padre que me llevara con un entrenador. Así es como Eduard Zelkind apareció en mi vida. Tu primer entrenador es muy importante, pues él pone los cimientos. Ahora casi todos están enfocados en los resultados inmediatos, en gran parte debido a que hay demasiados campeonatos y torneos para niños. Los entrenadores enseñan a los jóvenes trampas y trucos psicológicos, pero no los temas esenciales. La tarea principal de un entrenador es inculcar el amor y el interés por el ajedrez. También hay otro extremo, cuando un viaje a un Campeonato Mundial es tratado simplemente como una visita gratis al extranjero. Esos dos extremos deben ser evitados: en uno con motivación y en el otro con la ausencia de presión psicológica.

De cualquier manera, debo hacerte una pregunta egoísta ahora: ¿vale la pena seriamente alentar a los niños a elegir una carrera en el ajedrez cuando es claro que muy pocos de ellos podrán asegurarse una existencia cómoda con el juego?

Si el niño duda aunque sea un poco, no vale la pena. En ese caso, él o ella debe elegir otra carrera, pues, en principio, el ajedrez, como la música o el arte, solo funciona para gente que está obsesionada. En Londres, recientemente, me encontré con David Norwood. La última vez que lo había visto, por muy terrible que suene, fue en 1987, en el Campeonato Europeo. Lo vencí en ese entonces en la partida decisiva y gané el campeonato. Luego, muchos años después, nos encontramos de nuevo. Él estaba muy feliz de verme y me dijo: "Gracias por haberme hecho un hombre. En ese entonces, dejaste claro que no valí la pena que emprendiera una carrera como ajedrecista profesional. Renuncié al ajedrez y me dediqué a los negocios, y ahora tengo un emprendimiento lucrativo y próspero".


Boris ganó con negras, pero en la jugada 35, Norwood podría haber obtenido una maravillosa victoria: 35.Dd8+!! Txd8 36.Txd8+ Af8 37.Txf8+ Rg7 38.Te8!! e, increíblemente, las negras no pueden hacer nada contra la amenaza de g5 y mate. A 38...Rxf6, le sigue 39.Ad4#

Y puedo dar otro ejemplo, sobre el actual campeón mundial, Magnus Carlsen. Cuando él tenía 16 años, su padre, Henrik, me preguntó si debía continuar o si era mejor que entre a la universidad a estudiar. Por supuesto, vi que Magnus tenía un enorme talento, pero ¿alcanzaría para que sea campeón? Le respondí que si Magnus disfruta el ajedrez, entonces debería continuar sin duda. Bueno, ¡vean lo que pasó!

Por cierto, tampoco se le puede reprochar a Carlsen desde el punto de vista financiero. Además del ajedrez, tiene un trabajo bien pagado como modelo, y en Noruega es una celebridad popular.

No, a Carlsen no se le puede reprochar desde ningún punto de vista. Lleva una vida muy activa y la disfruta, aunque no deja de ser una persona modesta: viaja en metro en Oslo y va a McDonald's. Es cierto que recientemente ha aprendido a elegir lugares más decentes; me llevó a algunos restaurante simples y deliciosos en Oslo.

¿Alguien podrá vencerlo en el futuro cercano?

Gelfand at the 2014 Olympiad in Tromsø | photo: David Martinez

En matches, en general, cualquiera podría hacerlo. Carlsen es, por supuesto, el claro favorito, pero muchos tendrían chances contra él. En cuanto a los torneos, él gana la mayoría de aquellos en los que participa. Sin embargo, hay contendientes para la corona. Soy cauto con mis predicciones.

¿Cuáles son tus metas?

Mejorar y erradicar las fallas en mi juego. Siempre me pongo metas generales en vez de concretas: aprender algo nuevo, mejorar mi juego. Para mí, no es importante ganar aquí y ahora, es importante jugar bien al ajedrez, de forma que obtenga placer al hacerlo. Soy muy duro conmigo mismo, por lo que muy raramente me siento satisfecho. Tal vez por eso he tenido una carrera tan larga. Muchos se retiran rápido precisamente porque pierden su motivación. Ellos creen que solo puedes desarrollarte hasta cierta edad, pero todavía tengo presente el ejemplo del legendario y recientemente fallecido Víktor Korchnói. En un torneo jugado en honor a su 70 aniversario, me ganó y luego venció a Grischuk, con lo que ganó el torneo. Jugué brillantemente. Mi meta es la misma: seguir jugando bien al ajedrez.

Entrevista original en jewish.ru (en ruso)

Ver más:


Ordenado por Fecha descendente Fecha descendente Fecha ascendente Más popular Recibir actualizaciones

Comentarios 9

Invitado
Guest 7330692386
 
Únete a chess24
  • Gratis, rápido y sencillo

  • No hay comentarios para este artículo

Registro
o

¡Crea gratuitamente tu cuenta para empezar!

Soy mayor de 16 años.

Haciendo clic en 'Regístrate' aceptas nuestros términos y condiciones y confirmas haber leído nuestra política de uso de datos, incluyendo la sección de uso de cookies.

¿Perdiste tu contraseña? No hay problema, ¡te enviamos un enlace para restaurarla!

Después de que nos envíes este formulario, recibirás un email con un enlace para restaurar la contraseña. Si sigue sin funcionar, contáctanos Servicio al cliente

¿Qué características te gustaría permitir?

Respetamos tu privacidad y la protección de datos. Algunos componentes de nuestra web requiere cookies o almacenar tu información personal.

Show Options

Hide Options