General 02/10/2017 | 22:49por chess24 staff

El ajedrez en el lenguaje

por José Antonio Lozano, “Luciano de Samosata”

Inicio con esta bagatela una colaboración para chess24 en la que relaciono ajedrez y lenguaje, sin mayor objetivo que entretener desde una perspectiva externa al juego. Este artículo no pretende exponer un glosario del lenguaje técnico que usamos en ajedrez, sino comprobar el reflejo que nuestro deporte tiene en la sociedad a través del lenguaje, y para ello nada mejor que rastrear las huellas que deja en el diccionario. Quienes deseen ese léxico técnico, muy útil por otro lado, pueden acudir al que se muestra en el portal de chess24.com o en la wikipedia.



En la edición vigesimosegunda del diccionario de la RAE, la anterior a la actual, aparece la palabra “ajedrez” en la definición de 43 palabras. Sirva como comparación que “fútbol” se contiene en la definición de 102 palabras, “baloncesto” en 25, “tenis” en 19 y “atletismo” “esquí” y “ciclismo” en otras 12 cada uno, lo que no nos deja en mal lugar. Haré un repaso de todas ellas.

Familia léxica del ajedrez

Tenemos en primer lugar las propias de la familia léxica, cuatro: ajedrez, ajedrecista, ajedrecístico, ajedrezado. La definición de “ajedrez” y su evolución en el tiempo lo dejaremos para siguientes entregas, pero es interesante saber que “ajedrez”, metafóricamente, ha servido para crear un término marinero, “red de cabos o enrejado de madera, que cubría horizontalmente el alcázar para detener los motones y pedazos de cabo o de madera que pudieran desprenderse de la arboladura durante una función, o se colocaba verticalmente por encima de las bordas, para dificultar la entrada de los enemigos en los abordajes”. Sin duda un buen ejemplo de “defensa” en ajedrez. Del resto, solo en “ajedrezado” encontramos una definición al margen del juego: “en arquitectura especialmente, conjunto de cuadrados que semejan un tablero de ajedrez, usado sobre todo como decoración o pavimento”. Se trata del conocido ajedrezado jaqués (de Jaca, ciudad aragonesa, nada que ver con el juego), decoración de estilo románico.

Relacionadas con las piezas

Para la polémica recurrente de si jugamos con piezas o fichas, la definición de “pieza” es “figura que sirve para jugar a las damas, al ajedrez y a otros juegos”. Sin embargo ficha es “cada una de las piezas, generalmente plana y delgada, que se usan en algunos juegos”. Es decir, jugamos con piezas y no con fichas. Se observa en la definición que a las damas se puede jugar igualmente con piezas, por lo que cabe pensar que todas las fichas son piezas, pero no al revés. También utilizamos “trebejos, cada una de las piezas del juego de ajedrez”. Su etimología es un tanto incierta: según Corominas podría proceder de un diminutivo de “trébede”, es decir, trípode. Asociado a este término aparece el verbo trebejar, “travesear, enredar, juguetear, retozar”, y en una acepción poco usada, “jugar”.

Alfil, del pelvi “pil”, elefante (algunas palabras ajedrecísticas proceden del pelvi, antigua lengua medieval de origen persa, en el actual Irán. De ahí viajan tanto las palabras como el juego hasta España y resto de Europa adaptadas por la lengua árabe). Nada destacable en su definición (no pondré todas las definiciones por no hacer demasiado prolija la lectura): “pieza grande del juego del ajedrez, que camina diagonalmente de una en otra casilla o recorriendo de una vez todas las que halla libres”. Y con esta palabra también aparece “arfil”, que aunque marcada como “desusada”, se usa, según el diccionario, en Nicaragua y Perú para designar esta pieza. Probablemente sea un caso de disimilación. Sin embargo, este “arfil”, en el sentido del juego, solo se ha registrado una vez en los textos antiguos. Así, en la obra de Calderón de la Barca, “La casa de los linajes”, se encuentra el siguiente diálogo, que parece mezclar ajedrez y damas:

DON GIL: Proseguid.

DON TRISTÁN: Yo a la Juanilla de ayer,

doña Juana de hoy, serví;

y sabiendo vos que era

la dama de aqueste arfil,

me la habéis soplado.

DON GIL: Pues

¿de qué os quejáis, si advertís

que la dama que no come,

se sopla?

No deja de ser una coincidencia apócrifa que arfil fuera aféresis de “marfil”, representación por sinécdoque del elefante, nombre original de la pieza.

La definición de caballo evita decir que mueve en forma de L, y no sé si queda claro el movimiento: “pieza grande del juego de ajedrez, única que salta sobre las demás y que pasa oblicuamente de escaque negro a blanco, dejando en medio uno negro, o de blanco a negro, dejando en medio uno blanco”.

Peón es “cada una de las ocho piezas negras y ocho blancas, respectivamente iguales y de calidad menor, del juego del ajedrez”. Lo curioso de la definición es que anteponga el bando negro al blanco. Bajo su entrada aparece “peón doblado, en el juego de ajedrez, peón que se coloca delante o detrás de otro de igual color, por haber comido una pieza o peón del color contrario”. Sin embargo no aparece peón aislado o peón débil. Tampoco se menciona que, aun siendo de calidad menor, puede promocionar a pieza mayor. Esta definición la deja para la entrada de “coronar”.

En cuanto a rey, reina, el diccionario de la Real Academia (DLE actual) los introduce bajo la misma entrada, dando primero las definiciones de rey y después las de reina. Por eso, la entrada de rey es la cuarta, “pieza principal del juego de ajedrez, la cual camina en todas direcciones, pero solo de una casa a otra contigua, excepto en el enroque”. Para reina tenemos que esperar a la entrada decimosegunda, “pieza del juego de ajedrez, la más importante después del rey, que puede moverse como cualquiera de las demás piezas, exceptuado el caballo”. Siempre había pensado que la dama o reina tenía el movimiento combinado de torre y alfil, pero la definición que da no deja de ser cierta, aunque creo que en técnica lexicográfica sería más interesante la alternativa, por ser más restrictiva. Sobre “dama” como curiosidad, en el juego de las damas, “dama secreta, en el juego de damas, autorización que se concede al otro jugador para que convierta en dama uno de sus peones cuando lo crea conveniente”.

También existen las expresiones “ni rey ni roque” y “no temer rey ni roque”, cuyos significados se usan “para excluir a cualquier género de personas en la materia que se trata” o “para no temer nada ni a nadie”; sin embargo, no parece guardar relación alguna con el juego del ajedrez. Este parecido podría haber existido ya que “roque” es la “torre del ajedrez”. La etimología procede del pelvi “rah”,‘carro de guerra’. Su significante ha permanecido precisamente en el verbo “enrocarse”. Para este significado nunca se usó en ajedrez el verbo encastillarse, que hubiera sido muy interesante, ya que uno de sus significados es “encerrarse en un castillo y hacerse allí fuerte”. Y ya que estamos con los roques, la torre está relativamente bien definida, pues se puede dudar de si admite el movimiento del alfil: “pieza grande del juego de ajedrez, en forma de torre, que camina en línea recta en todas direcciones, hacia adelante, hacia atrás, a derecha o a izquierda, sin más limitación que la de no saltar por encima de otra pieza, excepto en el enroque”. Ya desaparecidas en la reciente edición, pero con la presencia hasta 2001, estaba “alferza” (etimológicamente ‘guardián’, en última instancia del pelvi). Esta pieza, según el diccionario, “ocupaba junto al rey el lugar que hoy tiene la reina, con los mismos movimientos que esta”.

“León” no es una pieza propiamente del ajedrez, pero aparece relacionado con este a través de un curioso juego chileno, el león, que nos define el diccionario. Quizá algún jugador del país andino nos pueda aportar más información: “juego entre dos muchachos, uno de los cuales dispone de catorce tantos o piedrecillas, que se llaman perros, y el otro de uno, que se llama león; es juego parecido al del asalto y al ajedrez. Si los perros encierran al león en la parte del tablero que figura ser su casa o en otro punto, ganan el juego; pero si él se come la mayor parte de ellos, lo pierden”. Da la sensación de una definición antigua, por lo de los dos muchachos, un tanto impropia, pero su entrada con esta definición se produce en la edición de 1956. En cuanto a “asalto”, el diccionario nos informa de que es una “variedad del juego de tres en raya, en el que el asaltante dispone de 24 fichas y el defensor solo de 2”. No está mal conocer referencias a otros juegos de estrategia, primos del ajedrez.

Diversos términos

Entre los vocablos que designan el “tablero” o sus partes se encuentran “ábaco” (se ha quedado anticuada y en la nueva edición ha desaparecido bajo esta entrada); “arcidriche”, desusada, probablemente con la misma etimología que “ajedrez”; “casa” y “casilla”, definidas ambas como “escaque”, cuya etimología es sah, ‘rey’. A su vez, “escaqueado” viene a tener el mismo significado que ajedrezado, y escaquear es simplemente “dividir en escaques”. En estas cuestiones ornamentales, en el mundo de la heráldica, surge el “punto equipolado, cada uno de los cuatro cuadrillos que, en un escudo nobiliario, se interpolan con otros cinco de diferente esmalte, estando dispuestos los nueve en forma de tablero de ajedrez”.

Hacen referencia a las acciones propias del juego “ahogar”, con una definición discutible: “en el juego del ajedrez, hacer que el rey contrario no pueda moverse sin quedar en jaque”, pero no indica que el único movimiento que pueda hacer ese bando sea de rey o de una pieza que deje al rey en jaque; “apertura” (no confundir con abertura ni obertura); “comer”; “componer” (bajo la expresión “compongo”); “coronar”; “doblar”; “enrocarse” y “enroque”. La definición de esta última acción es un tanto extraña: “en el juego del ajedrez, movimiento defensivo en que el rey y la torre del mismo bando cambian simultáneamente su posición”. Es cierto que no dice “intercambian”, pero deberían haber aclarado algo más. Además, no especifica con las expresiones “enroque largo”, “enroque corto”. Por otro lado, larga sería la polémica de si es o no una jugada defensiva. Para “entablar”, la definición no es la que la mayor parte de jugadores creo que entenderíamos de hacer tablas, sino simplemente colocar las piezas en su posición inicial, “en el juego de ajedrez, damas y otros análogos, colocar las piezas en sus respectivos lugares para empezar el juego”; y similar para “entable: posición de las piezas en los juegos de damas, ajedrez, etc.”. “Gambito” procede del italiano “gambetto”, que significa “zancadilla” (gamba = pierna). La definición de gambito sorprende a quien esto escribe: “en el juego de ajedrez, lance que consiste en sacrificar, al principio de la partida, algún peón u otra pieza, o ambos, para lograr una posición favorable”. Hasta ahora pensaba que los gambitos solo eran de peones. ¿Alguien puede poner un ejemplo de gambito en la apertura con pieza mayor?

“Ganar” solo aparece para ejemplificar una acción generalizada, “ganar al ajedrez”, al igual que la palabra “juego” y “jugar”. Esta última especifica “juego de damas”, pero no juego de ajedrez. “Mano” también ejemplifica con el ajedrez para explicar una de sus definiciones, “lance entero de algunos juegos”. “Jaque” procede en última instancia del pelvi “sah”, como escaque. Su definición, sin duda, se ha quedado completamente desfasada: “lance del ajedrez en que un jugador, mediante el movimiento de una pieza, amenaza directamente al rey del otro, con obligación de avisarlo, y, por extensión, a la reina, sin tal obligación”. Sí aparece como expresión bajo esta entrada “jaque mate”. “Mate” sin más tiene su entrada propia con una definición breve y certera: “lance que pone término al juego de ajedrez, al no poder el rey de uno de los jugadores salvarse de las piezas que lo amenazan”. Asociado a esta, tenemos el verbo “jaquear”. Jaquear y enrocarse son dos de las acciones que han trascendido el ajedrez y se han incorporado al acervo lingüístico.

Comer al paso encuentra una definición larga y precisa, “comer al paso, en el juego de ajedrez, lance que consiste en la opción que se le ofrece a un peón que ha alcanzado la quinta fila de su bando para tomar un peón contrario, que en su jugada de salida avanza dos casillas en lugar de una. La acción del bando que realiza esa jugada debe ser inmediata”. Como pluralia tantum se registra la expresión “tablas”, que se recoge en dos acepciones: “en el juego de damas o en el de ajedrez, estado en el cual ninguno de los jugadores puede ganar la partida”, también como “empate entre competidores”. Relacionado ligeramente tenemos las “tablas reales: juego antiguo parecido al de las damas, donde se combina la habilidad con el azar, ya que son los dados los que deciden el movimiento de las piezas”.

Aparece en el diccionario alguna palabra con un significado diferente al que empleamos en nuestra jerga. “Relojear” no posee el significado que le damos los ajedrecistas, de tratar de lograr ventaja mediante los apuros del tiempo, sino que es, según el diccionario, en lenguaje vulgar y solo en algunos países hispanoamericanos “mirar, observar, tratando de no ser advertido”. Zugzwang, o su adaptación probable al castellano, “zugzuán” es una palabra que no está en el diccionario, pero cuya inclusión sería muy interesante, pues aporta un tipo de acción que sería extrapolable a otras disciplinas. Se echan en falta algunas palabras específicas, tales como (ganar la) calidad, elo (que se emplea igualmente para otro tipo de juegos, como el scrabble). La inclusión de “tiempo” en términos ajedrecísticos aportaría un matiz muy interesante al diccionario, ya que apenas hay significados de este sustantivo como palabra contable. Sería debatible si no sería más apropiado para ese significado la palabra “turno”, pero indudablemente “tiempo” llegó para quedarse en el mundo de las 64 casillas.

En próximas entregas abordaré otras cuestiones que relacionan ajedrez y lenguaje. Para resumir, escribo a continuación las 43 palabras en cuya definición aparece la palabra “ajedrez” de algún modo en la edición 22 del DRAE:

ábaco, ahogar, ajedrecista, ajedrecístico/a, ajedrez, ajedrezado/a, alferza, alfil, apertura, arcidriche, caballo, casa, casilla, comer, componer, coronar, dama, doblar, enroque, entablar, entable, escaque, escaqueado/a, gambito, ganar, jaque, jaquear, juego, jugar, león, mano, mate, paso, peón, pieza, punto, reina, rey, roque, tabla, tablero, torre, trebejo.

Saludos.

José Antonio Lozano, “Luciano de Samosata”.


Ordenado por Fecha descendente Fecha descendente Fecha ascendente Más popular Recibir actualizaciones

Comentarios 16

Invitado
Guest 3268270555
 
Únete a chess24
  • Gratis, rápido y sencillo

  • No hay comentarios para este artículo

Registro
o

¡Crea gratuitamente tu cuenta para empezar!

Haciendo clic en 'Regístrate' aceptas nuestros términos y condiciones y confirmas haber leído nuestra política de uso de datos, incluyendo la sección de uso de cookies.

¿Perdiste tu contraseña? No hay problema, ¡te enviamos un enlace para restaurarla!

Después de que nos envíes este formulario, recibirás un email con un enlace para restaurar la contraseña. Si sigue sin funcionar, contáctanos Servicio al cliente