Entrevistas 25/09/2017 | 21:50por IM David Martínez

Antonio Gude responde a los usuarios

Antonio Gude aceptó responder a las preguntas de nuestros usuarios y gracias al trabajo de Aida Sifuentes os la presentamos a continuación ordenadas por bloques. ¡Muchas Gracias a ambos!

Antonio Gude

por Aida Sifuentes

Antonio Gude es todo un intelectual del mundo del ajedrez: sus conocimientos no sólo se limitan a los estudios referentes a la teoría y táctica, sino que se expanden hacia las fronteras donde el juego de reyes se mezcla con las artes, como el cine y la literatura, además de los aspectos históricos que hicieron posible su permanencia y popularización. Otra de las principales virtudes que posee es su asombrosa capacidad de recopilar información y sintetizarla en artículos que son igual de atractivos tanto para el principiante como para el maestro. Por décadas, miles de ajedrecistas de habla hispana han disfrutado del trabajo de Antonio Gude como periodista, escritor y traductor; chess24 tiene ahora el honor de entrevistarlo, en colaboración con los usuarios que enviaron sus preguntas durante el transcurso de la semana, sin más preámbulos, aquí están las respuestas del maestro, que decidimos agrupar en seis bloques distintos para facilitar su lectura.

Bloque I: cuestiones sobre la escuela rusa de ajedrez

1.     ¿Qué es exactamente la escuela rusa?: ¿qué estudian, hay algunos métodos o libros en especial?, ¿cómo puedo yo sacar provecho de esa escuela?

Entre los expertos se conoce como Escuela Rusa a la derivada de Alexander Petrov y Mijail Chigorin. Pero supongo que te refieres a la Escuela Soviética. Esta denominación fue acuñada a raíz del libro de ese nombre publicado por Alexander Kotov y Mijail Yudovich. Se basaron más bien en los resultados de sus grandes jugadores, a partir de Romanovsky, Loevenfish, Botvinnik, Smyslov y siguientes. Se ha argumentado que el diferente estilo de muchas de sus figuras no parece corresponder a una denominación genérica, pero es cierto que hay algunos elementos innovadores en su concepción del ajedrez, como un intenso trabajo teórico de aperturas y el ansia por buscar nuevos métodos, entre ellos esquemas no sólo igualadores para las negras. Claro que hay libros, muchos. La forma de inspirar tu juego en esa escuela es, sin duda, estudiar las partidas de esos maestros. Una tarea gigantesca.

2.     ¿Cómo se introdujo el ajedrez en Rusia y la importancia de éste durante y tras la Revolución Soviética?

El ajedrez llegó a Rusia como consecuencia de la natural expansión por Europa y el Mediterráneo. Su importancia después de la Revolución de Octubre fue creciendo a medida que los nuevos gobernantes comprendieron que el ajedrez era un medio de ocupar el ocio constructivo y barato. Sus principales impulsores fueron dos hombres: Alexander Ilin-Genevsky y Nikolai Krylenko, dos bolcheviques convencidos y muy activos. Después de lanzar el primer Campeonato (en 1920) todo fue rodado y el ajedrez se fue popularizando más y más.

3.     ¿Cuáles fueron los primeros tipos de ajedrez que se jugaban inicialmente en la URSS? (digamos como si fuera algún derivado de chaturanga, shatranj, etc.)

No hubo “tipos” de ajedrez en Rusia. El ajedrez que se practicaba fue y es el que se practica en todo el mundo y que conocemos como ajedrez moderno o internacional.

4.     ¿Cuáles zares disfrutaban u odiaban el ajedrez?

No tengo respuesta para eso. Hay mucha mitología y alguna iconografía con zares jugando. En la película de Sergei Eisenstein Iván el Terrible se ven unas imágenes con él jugando ajedrez.


5.     ¿Es verdad que la escuela rusa la fundó Stalin por consejo de uno de sus generales para fomentar supremacía de inteligencia por sobre el resto de las potencias mundiales?

Stalin no fundó ninguna escuela de ajedrez, pero sí recogió y fomentó la idea, convirtiendo al ajedrez en una gran herramienta política y de proyección internacional para la URSS.

6.     ¿Qué influencia se cree que puede haber tenido la escuela soviética de ajedrez en otros órdenes o disciplinas en esa sociedad?

Creo que considerable. Era muy popular, de ahí las numerosas fotografías (propagandísticas o no) de obreros o colegiales jugando ajedrez, y también en la época de la “guerra del espacio” las partidas disputadas entre astronautas (que ellos llamaban cosmonautas) y las estaciones espaciales.

7.     ¿Cuál ha sido la influencia de Mijail Ivanovich Chigorin sobre la escuela rusa? En cuanto a su estilo de juego, ¿era un romántico fuera de su época o simplemente quería descolocar y retar a la escuela dominante en su tiempo llevándoles a posiciones donde no se encontraban cómodos?

Chigorin ejerció una enorme influencia sobre los ajedrecistas no sólo posteriores, sino también sobre los de su tiempo. Más que “romántico”, yo diría que era un jugador de ataque, visceral, dinámico, con ideas originales.

8.     ¿Cuáles son, en su opinión, los mejores libros de ajedrez que se han escrito en la historia de la literatura rusa? ¿Fueron traducidos a otros idiomas? ¿Están al alcance de los aficionados hoy en día?

Esta pregunta requeriría una respuesta muy larga que, forzosamente, tengo que abreviar. Puesto que dices literatura rusa, eso incluiría para empezar todo lo que escribió Alekhine. Después los libros de Romanovsky, como Combinaciones en el medio juego. Y los escritos de Botvinnik (los tres volúmenes de Estrategia, con sus partidas selectas), los de Smyslov, incluido el escrito en colaboración con Loevenfish sobre finales de torre, Práctica de ajedrez magistral, de Tal, Ajedrez en la cumbre, de Petrosian, los de Keres, los de Geller, en fin, una enormidad de títulos, muchos de los cuales no se han traducido al español.

9.     ¿Publicó Botvinnik algún libro o manual sobre sus métodos de enseñanza?

Específicamente no, que yo sepa. Pero Botvinnik, además gran jugador tenía vocación de didacta, así que cuando comenta sus partidas es fácil apreciar y valorar sus enseñanzas.

10.  ¿Se puede llegar a jugar como ruso sin serlo?

Ésta es buena, jaja. ¿Se puede jugar al tenis como Nadal o Federer sin serlo? Si tienes cualidades naturales y trabajas duro, podrás llegar a jugar muy fuerte, no sé cuánto, depende ti. Ni sé si “como un ruso”, pero si estudias a los maestros soviéticos, seguramente tu juego se imbuirá de sus cualidades.

Bloque II: Alekhine, muerte y mitos

1.     La muerte de Alekhine está rodeada de misterio, ¿puede comentarnos algo al respecto?: ¿era en realidad un espía?, ¿lo mataron por eso?, ¿cuál es su opinión sobre el libro de Paolo Maurensig acerca de la muerte de Alekhine?

Precisamente publiqué hace poco un artículo sobre eso y el libro de Maurensig. Mi artículo “Las sombras y sus arabescos” puede leerse en la revista Peón de Rey y también en mi blog www.antoniogude.com (aquí el link al artículo citado https://antoniogude.com/alekhine-sombras-arabescos). Alekhine no era un espía, pero siempre se le reprochó su antisemitismo y el colaboracionismo con los nazis durante el París ocupado, a raíz de unos artículos aparecidos con su firma en la revista Pariser Zeitung. Él negó, siempre negaba todo aquello que ponía en peligro su reputación. Era muy hábil, pero hay demasiadas señales. Sobre su muerte hay varias hipótesis. La versión oficial, firmada por dos forenses (uno de ellos eminente), es que se asfixió con un trozo de carne de la cena. Otra es que se suicidó, que parece improbable. La tercera es que habría sido asesinado (envenenado o no). Esta última se encuentra con un problema muy serio: ¿quién podría tener interés en asesinarlo?


2.     ¿Sabe si la siguiente historia es verídica y quién es el auténtico protagonista?, porque en el foro de Chess24 se discutía entre si sucedió con Alekhine, Capablanca o Lasker:

Alekhine iba de vacaciones en un crucero mientras observaba el tablero intentando resolver una posición, cuando se le acercó un aficionado solicitando jugar una partida. Alekhine aceptó, y se dejó ganar 2 veces, a lo que el aficionado le contestó que ya no jugaría más puesto que era clara la diferencia de nivel entre ambos. A esto Alekhine le respondió que su mal juego se debía a q tenía muchas piezas, que, si pudiera jugar con menos, por ejemplo, quitando esas que parecían unos castillos, podría ganarle. El aficionado insistió que no, y entonces Alekine le propuso apostar para que tuviera interés… el desconocido aceptó y recibió la paliza de su vida.

Esa historia es muy probablemente apócrifa. Hay varias de ese tipo, difícilmente comprobables. Conozco una sobre Anderssen y un posadero que es del mismo tenor. Son poco creíbles. Están adornadas para asombrar al lector.

3.     ¿Paul Keres podría haberle ganado en un match a Alekhine, después del triunfo de Keres en AVRO 1938?

Cualquier respuesta es válida para tu pregunta. Son las eternas preguntas que todos nos hacemos sobre los matches que pudieron haber sido y no fueron: el Alekhine-Capablanca de revancha, el Karpov-Fischer del 75. Quién sabe… Keres estaba fortísimo y Alekhine en el AVRO 1938 dio claras señales de debilidad. El alcohol lo había deteriorado mucho, como se vio en el primer match con Euwe de 1935.

4.     ¿No está entre sus proyectos novelar la vida de Alekhine y su trágico final?

 Pues sí. Un autor tiene aprensión al hablar de sus proyectos, porque teme que, por una u otra razón, no lleguen a plasmarse. Pero es cierto que trabajo en una biografía sobre Alekhine, no sé aún si debe ser novelada o una biografía puramente técnica.

Bloque III: Conflictos internos de la Escuela Rusa

1.     ¿Cuál es su opinión sobre la enorme cantidad de grandes campeones Soviéticos que durante el siglo XX han sido considerados traidores o 'defenestrados' y que seguramente hubiesen llegado todavía más lejos si no fuera por las trabas que tuvieron en su vida?

“Enorme cantidad de grandes campeones soviéticos… traidores o defenestrados” me parece muy exagerado. Hubo destacados maestros que se exiliaron sí y también disidentes. Creo que todos llegaron todo lo lejos que pudieron. El caso más notorio es el de Korchnoi, a quien su nueva vida occidental en Holanda y Suiza sin duda favoreció su carrera y sus éxitos. Hay otros casos en los que no está nada claro. Boris Gulko ganó el Campeonato de EEUU, pero ya había ganado el de la URSS, así que no sé si vivir en Occidente, con todas sus ventajas (y también sus inconvenientes) habría propiciado mayores éxitos, de haber vivido esas figuras fuera de la URSS desde su juventud. En cuestiones de ideología no puede convencerse a nadie, porque hay creencias muy arraigadas. Me molesta, por ejemplo, que nadie hable del estipendio mensual que los maestros soviéticos percibían. Sería escaso, sin duda, pero les daba cierta tranquilidad económica que les permitía dedicarse exclusivamente al ajedrez, algo que estoy convencido desearían para sí muchos colegas suyos occidentales, que a menudo llevan una existencia muy precaria, lastrada por el factor económico.

2.     ¿Considera que alguno o algunos de los jugadores que tuvieron problemas con las instituciones soviéticas llevaran su disidencia hasta cuestionar los métodos de entrenamiento de la escuela soviética o su forma de concebir el juego?, ¿existe biografía al respecto?

Es que esos métodos de entrenamiento eran muy dispares y no estaban sometidos a un entrenamiento específico salvo para determinados torneos o matches. A los jugadores destacados se les asignaba entrenador, tratando de que hubiese empatía. Spassky, por ejemplo, tuvo algunos años de entrenador a Tolush, por considerar que había afinidad de estilo. Pero Tolush era visceral, le echaba broncas. A Spassky no le gustó y lo sustituyeron por Bondarevsky.

3.     ¿Podría comentar sobre la enemistad de Korchnoi con los jugadores soviéticos y si con alguno se llevaba bien?

Korchnoi era un hombre muy difícil, muy temperamental. Antes de irse, se llevaba muy mal con Petrosian, por ejemplo, y con los amigos de éste. Pero creo que se llevaba bien con otros muchos, con Tal, con Bronstein, por ejemplo. A Bronstein le estaba especialmente agradecido por no haber firmado aquel documento oficial en que lo declaraban persona non grata. Inicialmente también simpatizó con Kaspárov, no sé cómo serían las relaciones entre ambos en los últimos tiempos.

4.     Entre sus conversaciones con el GM David Bronstein, ¿alguna vez le confió que el gobierno soviético le obligó a perder la partida en la que el GM Botvinnik igualó el match?

Bronstein nunca dijo que le hubiesen presionado. A mí, al menos, me dijo que no, incluso tras una pregunta directa. Su respuesta está en uno de los artículos, que resumida fue ésta: nadie me presionó de forma directa, pero sí había la presión indirecta del entorno, porque la sociedad, en general, deseaba que ganase Botvinnik. Sí, afirmó, en cambio, que le presionaron, a él y a Keres, en el Torneo de Candidatos de Zurich, prácticamente obligándolos a hacer tablas con Smyslov, por ser éste el mejor situado en la tabla.

5.     ¿Tiene alguna anécdota de sus entrevistas con Bronstein que quisiera compartirnos?

Muchas anécdotas. Están descritas en esos artículos… Pues, por ejemplo, caminando por el Madrid antiguo, al pasar junto al mercado de la Plaza de San Miguel, me dijo que quería ver los puestos de quesos y verduras. Me pareció curioso. Dijo que siempre quería ver los mercados, porque para él eso era algo así como el pulso de la ciudad. En París siempre iba a aquel gigantesco mercado de Les Halles, hoy desaparecido, famoso por su sopa de cebolla… 


Bloque IV: Bobby Fischer vs los rusos

1.     ¿Qué hay de cierto de que Leonid Stein murió envenenado ya que en esa época jugaba mejor que Karpov, pero el gobierno soviético no lo quería de rival de Fischer?

Leonid Stein no murió envenenado. En una madrugada fatal sintió fuertes dolores de cabeza y una enfermera del hotel le aplicó una inyección que provocó su muerte. Amigos médicos opinan que para que eso sucediera debía existir una patología previa.

2.     ¿Cuál es su opinión sobre las aplastantes victorias de Bobby Fischer sobre Mark Taimanov y Tigran Petrosian y el hecho de que Fischer les arrebatara a los rusos el campeonato mundial que celosamente poseían por décadas mediante ganar a Spassky en1972?

Creo que está todo dicho al respecto. Larsen se quejó de la alta temperatura de Denver que le provocó una alta presión sanguínea. En cuanto a Taimanov tuvo varias posiciones favorables en las primeras partidas. En una se equivocó y, al solaparse la reanudación de otra con una nueva derrota, echó por tierra sus ánimos. Petrosian tampoco empezó mal, pero acabó derrumbándose. La lectura que yo hago es que, al margen de su superioridad técnica, no tan evidente en algunas partidas, la determinación y ansia de victoria de Fischer estaban a años luz de las de sus oponentes.

3.     ¿Podría corroborar el rumor de que Bobby Fischer se negó a defender su título por el miedo a perder frente a Karpov del cual desconocía su forma de jugar, y que si el finalista hubiera sido Korchnoi o Stein si se hubiera batido con ellos?

4.     ¿Cree que Bobby Fischer tendría alguna posibilidad de defender el título contra Anatoly Karpov?, ¿o de que era su destino de genio y figura del americano de derrotar en plena guerra fría al imperio ruso y abandonar el ajedrez para siempre?

Respuestas a 3 y 4: Dado su retiro del mundanal ruido tras su conquista del título, no podemos saber qué hubiera sucedido tres años después. Todo lo que pase por nuestras cabezas son meras conjeturas. ¿Era tan fuerte Karpov para vencer al monstruo? ¿Estaría en forma Bobby Fischer? Hay quienes piensan que ganaría Karpov y hay quienes piensan que ganaría Fischer, pero no tenemos datos fundados para apoyar una hipótesis o la otra. Fischer había apostado muy fuerte para obligar a la FIDE a satisfacer sus pretensiones, algunas de las cuales eran inaceptables. Si justificó su decisión de no jugar en eso o si había incubado cierto temor al comprobar la fuerza ajedrecística de Karpov nunca podremos saberlo.

5.      En una entrevista a Boris Spassky comentaba que le invitaron a Berlín al estreno de la película Pawn Sacrifice (El caso Fischer, en español) y que no le pareció gran cosa, creo que dijo que la veía muy "artificial", demasiado espectáculo y algo alejada de la esencia los hechos que él recuerda. ¿Ha visto usted la película?, ¿coincide con Spassky?, y si la ha visto ¿qué aspectos considera bien reflejados en la cinta y cuáles cree que no lo están?

No la he visto y, por tanto, no puedo opinar. En general, las películas sobre ajedrez barajan tópicos y temas convencionales, incluso cuando los estudios tienen el buen criterio de contratar a un especialista para dar verosimilitud a los temas. Ese fue uno de los aciertos, por ejemplo, de ‘La diagonal del alfil’, en la que se nota la mano del maestro internacional Nicolas Giffard. (Aquí otro link hacia el blog de Antonio Gude, donde profundiza sobre esta  idea: https://antoniogude.com/el-reino-de-las-sombras-luminosas-y-2/ ).

Bloque V: Historia general de ajedrez

1.         ¿A qué edad consiguió Pomar el título de gran maestro?

En 1961, a los 30 años. Eran otros tiempos. En Europa occidental había muy pocos grandes maestros en esa época.

2.         ¿Quién fue el primer gran maestro de la historia?

No fue uno, sino 27. En 1950 la FIDE instituyó el título de gran maestro internacional, concediéndoselo a 27 jugadores. Antes se había utilizado esa expresión, de forma más bien retórica. La prensa y organizadores así se refirieron a los participantes en el torneo de Ostende 1907.

3.         ¿En qué fecha se sitúa el origen del ajedrez?

Se tiene la certeza de que en el siglo VII d.C. el ajedrez ya existía, puesto que aparecen las primeras referencias en la literatura sánscrita. Como los historiadores de la Antigüedad consideran que la existencia de textos sobre determinada actividad acredita su probable existencia unos 200 años antes, podríamos conjeturar que debió existir ya en el siglo VI d.C., quizá incluso en el V.  

4.         ¿Cuándo se instituyeron los títulos internacionales femeninos?

En 1977 la FIDE instituyó los títulos de WGM (gran maestra) y WIM (maestra internacional).

5.         ¿Es Scachs d’Amor el primer libro sobre ajedrez moderno?

Pues eso parece, sí, aunque no es un tratado, sino un poema, con la famosa partida De Castellví-Vinyoles, que pasa por ser la primera de ajedrez moderno registrada. El historiador español José Antonio Garzón lo sitúa en 1475, así que sí.

6.     ¿Qué similitudes guardan el Xiangqi y el ajedrez?

A una serie de juegos de tablero, inventados en China entre el siglo V y el I a.C. se les llamó Xiang Xi (cuya característica general era un tablero de 8x8 con piezas tridimensionales que se sitúan dentro de las casillas), de los cuales se derivaría el Xiangqi “moderno”, es decir, el ajedrez chino. Sería prolijo enumerar las similitudes con el ajedrez internacional, pero las piezas y reglas pueden inducirse de un poema llamado Registro de las Cosas Extrañas, escrito durante la dinastía Tang. Allí se dice, por ejemplo, “un caballo celestial vuela tres pasos en diagonal”, es decir, que el jinete o caballero tendría el mismo movimiento que el caballo actual. Luego “El Gran General se mueve en todas las direcciones”, la pieza que más tarde se llamó elefante. “El Carro se mueve en línea recta y no da ninguna vuelta”, el equivalente a la torre.

7.     ¿Cuáles considera los libros más destacados sobre la historia del ajedrez?

El libro canónico sobre historia del ajedrez sigue siendo A History of Chess, de H. J. R. Murray, un monumento de un millar de páginas, publicado en 1913. Este gran orientalista publicó más tarde una versión abreviada del mismo, A Short History of Chess, que también es muy valiosa y contiene algunos datos adicionales en relación con la obra anterior. Las fuentes más importantes que cita Murray son igualmente sustanciales para el estudioso de la historia del ajedrez, y de ellas la que más valora es Geschichte und Litteratur des Schachspiels (Historia y literatura del ajedrez, 1874) de Antonius van der Linde. Desafortunadamente, estos libros no han sido publicados en castellano. El de Brunet y Bellet contiene mucha información de interés, pero tiene el inconveniente de que su teoría (según la cual el ajedrez se habría originado en Egipto) es menos convincente que la de Murray, quien sostiene que nació en el noroeste de la India, y que comparte la mayoría de los especialistas, como Yuri Averbaj, Isaak Linder y otros. 

8.     Los antiguos maestros árabes se llamaban aliyat. ¿Qué tipo de shatranj practicaban? ¿Era el protoajedrez de dos o de cuatro jugadores, con o sin dados?

El Dr. Carciofi me pone a prueba. Ya estoy mayorcito para pasar exámenes (como no sean los médicos), pero en fin… Al grano. Los primeros y más destacados aliyat (término que entre los árabes era indicador de excelencia, jugadores que merecían la consideración de grandes maestros) fueron: Abu Huraira, Abdallah b. Abbas, Abdallah b. Zubair, al-Husain, Said b. al-Musayyib, Ali b. al-Husain Zain, Said b. Jubair, al-Qasim b. Muhammad, Yahya b. Malik b. Anas, Jabir al-Kufi, Rabrab, Abun-Naam, al-Wathiq, al-Adli, Abu Ishaq Ibrahim b. Muhammad, al-Mutawakkil, Ar-Razi, as-Suli, Al-Muktafi, al-Mawardi y al-Lajlaj. Tal vez falte alguno. El shatranj era un ajedrez para dos, con la particularidad de que rey y dama intercambiaban su posición inicial respecto a la que ocupan hoy día, es decir, que los reyes se situaban en d1 y d8 y las damas en e1 y e8. Claro que la dama era entonces el firzan y tenía los movimientos más restringidos. El tablero no era arlequinado, sino de casillas claras y se concedían las piezas negras a la persona “de mayor rango”. El protoajedrez que citas, con dados, para dos y cuatro jugadores, se practicaba en la India, no en el mundo árabe.

Bloque VI: Impresiones personales de Antonio Gude

1.     ¿Ve beneficioso o incluso de alguna utilidad esa eterna comparación de "quien es el mejor de todos los tiempos" y otras comparaciones?

No mucho, la verdad. Pero lo entiendo. Es como el tema de las listas, una debilidad humana. La sección El mejor de todos los tiempos, de mi libro La Fiesta del ajedrez, viene encabezada por esta cita (y pido disculpas por autocitarme): “La tentación de confeccionar listas obedece al deseo atávico de reafirmarnos a través de nuestros héroes para mirarnos en su espejo, en línea con el mundo ultracompetitivo en que vivimos, en el que todo se supedita a la supuesta infalibilidad de las cifras.

2.     ¿Cómo ve el actual nivel del ajedrez sudamericano?

Pujante y en alza. Cuba tiene a Leinier Domínguez y Lázaro Bruzón como principales banderas y hay allí un contingente importante de titulados internacionales. Incluyo a Cuba porque no me es posible diferenciar Centroamérica de Sudamérica. Colombia y Brasil creo que han perdido fuerza, mientras que Argentina está recuperando algo del fuelle perdido en las últimas décadas, con Pérez Ponsa, Diego Flores, Sandro Mareco, Leandro Krysa, Alan Pichot y Cía. En Paraguay ha aparecido Axel Bachmann y en Venezuela Eduardo Iturrizaga. Chile y Uruguay creo que están despertando de un largo letargo. Pero el país que, en mi opinión, ha experimentado mayor auge en los últimos años es, sin duda, Perú, con Emilio Córdova, los Cori y alguno más, con Julio Granda siempre como estandarte. También en ajedrez femenino, Deysi acaba de revalidar el título continental y otras dos peruanas se clasificaron entre las cinco primeras. Así que Perú es ahora una potencia dentro de Latinoamérica.

3.     ¿Cree que el Torneo de las Naciones de 1939 fue el más fuerte en su género?

La Olimpiada de Buenos Aires 1939 fue el torneo más fuerte en su género, en ese momento. Y lo fue por varias razones. En primer lugar, la presencia de Alekhine y Capablanca en un mismo evento (lo cual no había sido posible durante una larga década por el veto del primero). En segundo lugar, era la primera Olimpiada que se celebraba en el continente americano y, en tercer lugar, porque el número de países participantes pasó de los 19 de Estocolmo (1937) a 26. También fue la primera Olimpiada con fase previa y final. El hecho de que la invasión de Polonia por parte del ejército alemán coincidiese con el inicio de la fase final la marcó también con un elemento dramático, y tuvo como consecuencia que varios países se negaron a enfrentarse a otros. Hubo otro factor negativo: la ausencia de los dos primeros clasificados en Estocolmo, Estados Unidos y Hungría. Pero no puede compararse con olimpiadas posteriores, como la de La Habana 1966 o la de Buenos Aires 1978, y no digamos las más recientes, con un centenar largo de países participantes y Olimpiada femenina paralela. 

4.     ¿Cuál es el horario habitual cuando escribe y de que jugador de ajedrez le encantó o encartaría escribir?

No tengo un horario estricto para escribir. Puedo pasar días o semanas sin escribir ni una línea y puedo, a veces, hacer maratones personales de escritura. Suelo trabajar desde media mañana, tras un largo paseo matinal, hasta la madrugada. Me encantaría escribir sobre Bronstein. Me encantaría escribir sobre Alekhine, sobre Pillsbury, en general, sobre jugadores atípicos, sobre Stein. También sobre jugadores heterodoxos o malditos.

5.     ¿Cuál fue el ajedrecista preferido de la historia y a cuál admira más?

No puedo responder en singular. Por su creatividad, Bronstein y Tal son mis jugadores favoritos, tanto a nivel competitivo como por el interés de su personalidad humana. Pero si la pregunta implica quién creo que fue el mejor, diría que Fischer y Kaspárov.

6.     ¿Cuál ajedrecista de la actualidad admira por su juego?

Me gustan Shirov y Morozevich, aunque el juego de éste ha perdido su brillantez. Hay muchos jugadores interesantes. Me atrae el juego de Yi Wei, dinámico y espectacular.

7.     ¿Cuál es la mejor partida que jamás haya visto?

Tampoco esta pregunta admite una respuesta única. ¡Hay tantas partidas maravillosas! Tendría que dar toda una lista… La sexta del match Botvinnik-Tal de 1960, la sexta también de 1972 entre Fischer y Spassky, un prodigio de técnica, Bronstein-Ljubojevic, Petrópolis 1973, algunas de Kaspárov que quitan el hipo, tantas… las inmortales lo son por algo.

8.     En general, ¿cuáles son sus tres libros favoritos de ajedrez?

Si sólo tienen que ser tres: El ajedrez de torneo (Bronstein), Práctica de ajedrez magistral (Tal) y La aplicación de la teoría ajedrecística (Geller).

(También pueden consultar la “Lista Gude”, donde el enlista detalladamente sus libros favoritos: https://antoniogude.com/lista-gude-libros/ ).

9.     ¿Recomienda usted alguna película o novela que tenga el ajedrez como tema central o al menos relevante en la trama en la que realmente le haya gustado o convencido la manera en la que se presenta el ajedrez?

Recomendaría muchas. Novelas: La Defensa Luzhin (Nabokov), Gambito de Dama (William Tevis), La Variante Lüneburg (Maurensig), Amphitryon (Ignacio Padilla), Tributo a Caissa (Martín Arriaran)… Películas: La diagonal del alfil, El séptimo sello, En busca de Bobby Fischer, El jugador de ajedrez (la de Wolfgang Petersen, de 1978, pues hay como siete con este mismo título). Tengo predilección por una deliciosa de Satyajit Ray (sobrino del Nobel Rabindranath Tagore), Los jugadores de ajedrez. También hay un corto muy interesante, nada menos que del gran cineasta Pudovkin, La fiebre del ajedrez, sobre el torneo internacional de Moscú 1925, en el que se ve a Capablanca, a Torre y algunos otros. No todas estas películas tienen una enorme calidad, pero sin duda son interesantes.

10.  ¿Se volverá a comercializar alguna vez la Revista Internacional de Ajedrez?

Revista Internacional desapareció. Es un hecho. Y los desaparecidos no suelen reaparecer. Puede que algún día a algún editor se le ocurra reeditarla en facsímil, como ha hecho la suiza Edition Olms con las colecciones de la Wiener Schachzeitung y de la Neue Wiener Schachzeitung. No estaría mal, claro. 

….

Hasta aquí la entrevista, agradecemos al maestro Antonio Gude por compartir sus conocimientos con los usuarios de Chess24 y por el tiempo que invirtió en responder nuestras preguntas. Asimismo, ¡gracias a todos ustedes que colaboraron e hicieron posible la interacción!


Ordenado por Fecha descendente Fecha descendente Fecha ascendente Más popular Recibir actualizaciones

Comentarios 27

Invitado
Guest 3537513784
 
Únete a chess24
  • Gratis, rápido y sencillo

  • No hay comentarios para este artículo

Registro
o

¡Crea gratuitamente tu cuenta para empezar!

Haciendo clic en 'Regístrate' aceptas nuestros términos y condiciones y confirmas haber leído nuestra política de uso de datos, incluyendo la sección de uso de cookies.

¿Perdiste tu contraseña? No hay problema, ¡te enviamos un enlace para restaurarla!

Después de que nos envíes este formulario, recibirás un email con un enlace para restaurar la contraseña. Si sigue sin funcionar, contáctanos Servicio al cliente